Bula Aurea (1356) – Comentario de texto

Este es un comentario de texto de examen (Septiembre de 2012), elaborado sin ningún tipo de material de apoyo y en un espacio y tiempo pautados.

No siendo nada del otro mundo, me ha parecido sin embargo interesante publicarlo porque encontré muy bello el texto a comentar, además de que es posible que mi comentario –muy escueto como veréis –proporcione a alguien que académicamente deba enfrentarse a pruebas de esta naturaleza, un ejemplo de lo que los docentes puede que busquen y esperen.

Extracto a comentar:

La “Bula Aurea” de 1356 según Wikipedia.

Después que todo los electores o sus representantes hayan entrado en la ciudad de Frankfurt, al amanecer del día siguiente, harán cantar la misa del Espíritu Santo en la iglesia de San Bartolomé, a la que desarmados asistirán todos, para que el Espíritu Santo ilumine sus corazones e infunda a sus sentidos la luz de la virtud, de modo que sean capaces de elegir a un hombre justo, bueno y útil en calidad de Rey de Romanos y de futuro César para salvación de la cristiandad. Terminada la misa, se acercarán al altar y allí los príncipes electores eclesiásticos, ante el evangelio de San Juan que comienza “in principio erat verbum” pondrán sus manos en el pecho con reverencia y los príncipes electores laicos tocarán dicho evangelio con sus manos. El arzobispo de Maguncia les dará la formula del juramento.

Yo, arzobispo de Maguncia, archicanciller para Germania del Sacro Imperio y príncipe elector, juro por los Santos Evangelios aquí presentes que por la fe debida a Dios y al Sacro Imperio, según toda mi discreción e inteligencia, elegiré con la ayuda de Dios, al jefe temporal del pueblo cristiano, el Rey de Romanos, destinado a convertirse en César, que sea más idóneo con la fe antedicha, daré mi voz y mi voto, y elegiré sin pacto, recompensa o promesa, ni bajo ninguna otra forma de corrupción. Dios y todos los santos me ayuden.

Después de que todos hayan prestado juramente, procederán a la elección, sin poder abandonar la ciudad de Frankfurt antes de que la mayor parte de ellos hayan elegido al jefe temporal del mundo o pueblo cristiano, es decir al Rey de Romanos y futuro César, y si tardaran en hacerlo más de 30 días contados a partir de que prestaron juramento, desde entonces se alimenten sólo de pan y agua. Y de ninguna forma salgan de la ciudad hasta que todos o la mayor parte de ellos hubiesen elegido al Rey de Romanos.

Comentario:

El texto objeto de este comentario es un texto legislativo; en concreto, un edicto imperial proclamado por Carlos IV de Luxemburgo en tanto que emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico en 1356.

La Bula de oro, que debe su nombre a que fue sellada con un sello de dicho metal, venía a tratar de poner orden en el procedimiento para la elección imperial, que hasta la fecha no estaba claramente definido.

.

En éste fragmento leemos que se establece un lugar para le elección; la ciudad de Frankfurt; y más concretamente; la iglesia de San Bartolomé de dicha ciudad.

También se especifica un plazo para la elección de un nuevo emperador que se inicia en el momento en que el último de los electores entra en la ciudad y que concluye a los treinta días. Se impone una sanción a los electores si en dicho plazo no se ha llegado a un acuerdo; seguir una dieta de pan y agua; para de esta forma impulsarles a llegar a un acuerdo.

En cuanto al sistema de votación; se supone implícitamente que a cada elector corresponde un voto y será elegido Emperador la persona más votada.

En éste extracto del documento no aparece la lista completa de electores, pues se supone que ha sido enunciada ya, pero en efecto se indica que los hay laicos y los hay eclesiásticos. De estos últimos, uno de ellos es el arzobispo de Maguncia y primado de Alemania, que hace las veces de maestro de ceremonias, ya que como se indica, es el encargado de tomar el juramento, que viene indicado en el texto.

En ese sentido, es muy interesante constatar el elevado idealismo y casi mesianismo que impregna la obra, en la minuciosa descripción de todos los rituales que deberán realizar los electores, que entran dentro de la concepción del Emperador como líder temporal del mundo cristiano.

.

Como conclusión y apertura, creo que resultaría interesante realizar el seguimiento de los efectos de esta bula, de si resolvió de forma efectiva los problemas del Imperio (silla vacante, autoridad del Emperador discutida por los grandes príncipes territoriales…) o si a la larga sirvió para agravarlos.

Por: El Exiliado del Mitreo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: