Archivo de la etiqueta: Vida

Extraño

Se vistió con la camisa de la víspera; como el despojo de un naufragio, yacía tirada en mitad del salón. El tejido al ser agitado inundó sus fosas de olor a ella.

Mientras tomaba un café que acababa de servirse de la cafetera aún borboteante, se puso a mirar distraídamente fotografías en las que no se reconocía.

.

Antes de salir, pasó a la habitación a darle un beso de buenos días. Ella sonrió entre murmullos perezosos.

Era pronto, apenas amanecía sobre la cúspide de los edificios altos.

Así tenía que ser; uno debía recogerse -junto a huella de su paso -antes de que llegase el otro, y partir en la madrugada como un extraño…

.

Por: El Exiliado del Mitreo

Licencia de Creative Commons
Extraño by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at Exiliado.del.Mitreo@gmail.com.


Andaba descalzo

En el pueblo algunos rezongaban que solo lo hacía por populismo; por ganarse el aprecio de los andaban con alpargatas o con albarcas y que vete tú a saber en lo que andaría metido; seguro que en nada bueno. Lo cierto es que lo hacía porque le gustaba, porque le hacía feliz andar así; descalzo.

Como la propia tierra sus pies se mojaban con la lluvia y se secaban y agrietaban en los meses de calor. Orgulloso demostraba a cualquiera que quisiera presenciarlo, que sus plantas color corteza de encina, eran capaces de aguantar el calor de la llama de un fósforo. Quería sentir a su madre, la Tierra, en sus pies, solía decir y añadía que el hecho de poder movernos para aquí y para allá no nos hacía diferentes de las cosas que siempre había estado allí.

 .

Vinieron a buscarle antes de que la mañana llegara. La nocturnidad con él sabían que no servía de nada; pasaba las noches en vela, leyendo y escribiendo cartas que dejaba amontonadas en el alféizar de la ventana de la cocina, antes de que el alba despuntara en los álamos de la rivera. Allí las recogía el cartero al pasar al mediodía con el correo nuevo.

Para cuando descubrieron que su correspondencia eran poemas, relatos inacabados, largas cartas de amor o amistad, procedentes de todos los lugares del mundo, ya no había remedio. A la tierra fue a parar antes de que el ocaso cubriera de sombras el valle; suele ser siempre demasiado pronto para reunirnos con nuestra madre y una vez que nos vamos, ya es siempre demasiado tarde…

Por: El Exiliado del Mitreo


Licencia de Creative Commons
Andaba descalzo by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://mitraista.wordpress.com/about/contact/.


Almendros en Flor

La ciudad encarna para mucha gente una rutina cruel e intolerable. El pestilente humo de los coches, la prisa, el ruido, la constante invasión de nuestro espacio vital por parte de desconocidos que nos cierran el paso en las escaleras mecánicas, o nos empujan sin querer por la calle o en el metro…

Sin embargo, creo que hay cientos, miles de motivos a lo largo del día para no darse a la desesperación.  Puede ser el gesto altruista de un desconocido que desatasque las puertas de un vagón de metro para que podamos entrar; o la sonrisa de un bebe que nos contempla desde su carrito con ojillos curiosos; hay momentos que incluso ves algo tan atípico, que no puedes hacer otra cosa sino emocionarte. Un día estaba dando un paseo por la parte más remota y despoblada de mi barrio; un parque empresarial rodeado de autopistas y vías de ferrocarril; una urraca, majestuosa en su plumaje negro y blanco con ornamentos azul metálico, estaba dando caza a un joven gorrión. El córvido era enorme comparado con el pajarillo, no sé si os hacéis una idea de la desproporción de tamaños; todo indicaba que sus días estaban contados. De repente sucedió algo que hizo que me preguntara si no estaba soñando; como salidos de la nada, una muchedumbre de gorriones, pequeñitos y marrones, rodearon a la urraca. No se podría decir que la atacaran –que iban a hacer ellos tan pequeños, contra aquel monstruo ávido  de sangre –pero me pareció el ejemplo más admirable de resistencia pasiva que he visto en mi vida. Se limitaron a apabullarla con su número, a piar furiosos contra aquella injusticia manifiesta, a seguirla allí donde iba en persecución de su compañero. Al final, la urraca abrió su majestuoso plumaje al viento y se largó con viento fresco de allí, dejando a la pequeña criaturilla con sus compañeros… ¿Qué tontería, no? Pero aquella victoria, que ni siquiera era mía, me produjo una incontenible sensación de orgullo y no pude parar de sonreír como un idiota todo el camino.

Es cierto que los hechos puntuales como este, aunque hermosos y en ciertos casos bastante perturbadores, no dejan de ser eso: hechos puntuales, que exigen que estemos en el lugar correcto, en el momento oportuno. De modo que mientras esperamos el milagro, la súbita iluminación, tampoco está de más que encontremos la belleza en la repetición de lo irrepetible, como es la constatación del transcurso infinito de las estaciones. En mi caso, ver que han florecido los almendros me alegra el día, no lo puedo evitar, será que me recuerdan a mi tierra. Contemplo su ciclo anual cada día, pues en mi trayecto del portal al metro hay varios y algunos más en las inmediaciones, y esa súbita explosión de actividad primaveral aún en pleno invierno me hace sonreír. La vida no es tan mala después de todo, por mucho que la gente diga.

Detrás, al otro lado de la calle, veo la carcasa azabache del viejo almendro de Hortaleza, mucho más viejo que yo, mucho más viejo que cualquier otro ser viviente del barrio. Tras una larga agonía, creo que el año pasado nacieron de él las últimas hojillas verdes; ni siquiera llegaron a ver la llegada del otoño. No sé si el gigante está dormido o si aquel tímido alarde fue su canto postrero a la vida, antes de que abandonase para siempre su espíritu su esqueleto lignificado. No es una tragedia, creedme, no lo es. Junto a mi casa hay dos almendritos, nacidos hace muchos años de este padre anciano –hay uno que yo mismo vi nacer cuando era pequeño y jugaba en el parque cada tarde –sin duda de almendras que chavales al salir del colegio jugaban a lanzarse y la buena suerte dejo en un lugar propicio para su germinación. Hoy esos almendros se elevan un par de metros del suelo y puede que aquellos críos sean padres a su vez. Como veis, todo cambia y todo sigue igual aunque diferente a sí mismo.

 

La belleza de la vida está ahí afuera, brillando en todo su esplendor, para aquel que esté dispuesto a sacar los ojos del acenagado asfalto.

No podrán vencernos.

El otro, cómo está al sol, va más avanzado y ya ha tirado casi todas las flores y han empezado a brotarle las hojas.

Por: El Exiliado del Mitreo

Licencia de Creative Commons
Almendros en Flor by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://mitraista.wordpress.com/about/contact/.


A %d blogueros les gusta esto: