Archivo de la etiqueta: Predicar en el Desierto

Uno de mayo

Un viejo poema de hace un par de años. No lo ha leído mucha gente, la destinataria y cuatro o cinco personas más, así que es casi un inédito…bueno no, porque lo presenté a un concurso hace unos meses, así que sí que lo ha leído más gente, pero bueno, lo mismo da, el caso es que era tiempo de publicarlo.

Me dijeron que le quitara la dedicatoria, no lo veo necesario la verdad, sería un poco como arrancar la obra del contexto, aparte de que, bueno, fue un regalo para ella, escrito con mucho cariño y pasara lo que pasara después, nada puede cambiar ese hecho.

Así que aquí lo tenéis, no es gran cosa, pero espero que tampoco os haga daño a la vista y a lo mejor hasta os gusta un poquito y todo 😉

 

Para Sofi.

Nos alcanzó la mañana, amor,
Nos alcanzó la mañana.
Y tú me besabas,
Amor,
Y yo te besaba.

Por el aluminio gris de mi ventana,
Pálida la brisa solar se colaba,
De mala gana, amor,
De mala gana.
Y suavemente, amor, iluminaba,
Dos cuerpos estrechados sobre la cama.
El alba sobre la cama, amor, nos encontraba.
Allí el alba clara con nosotros daba.
Más viéndolo todo en calma,
Vino el alba a esconderse tras mi persiana.

El uno de Mayo amanece
Al fin, aunque nos pese.
Quiero contigo fundirme
En un abrazo que nunca cese, amor,
Que nunca cese,
Y recluirme
En tu boca, amor, eternamente,
Sin pasado ni futuro, solo presente.
Que no se marchite, amor,
Nunca esta rosa.
Hoy se recuerda a un pueblo que lucha y padece,
Perdonadme si yo recuerdo este día por otra cosa.

Guardar pétalos de rosas secas es una hermosa actividad...

Por: El Exiliado del Mitreo

Licencia de Creative Commons

Uno de Mayo by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://mitraista.wordpress.com/about/contact/.

Anuncios

Predicar en el Desierto

¡Profeta! ¡Teme a Dios y no obedezcas a los infieles y a los hipócritas! Dios es omnisciente, sabio.

Corán – Sura 33, Aleya 1º

.

Es un bello y sano deporte ese de predicar en el desierto. Antaño solía preferir guardar silencio, pero últimamente me ha dado por hablar, aún cuando sé que nadie me va a escuchar.  Será por eso de que quien calla otorga, y yo me he cansado ya de otorgar.

Así que eliges con cuidado la aproximación al tema. Ordenas los argumentos, creando una gradación en función de su contundencia y del efecto que quieres causar. Salpimentas tu disertación con hermosos ejemplos; realizas tu exposición con la entonación y la teatralidad adecuada y…nadie te hace ni puto caso.

.

Predicar en el desierto es un arte refinado, no os vayáis a creer. Hay que tener mucho cuidado de que el polvo no se te meta en los ojos. No vaya a ser que cegado como estás, no te percates de que la gente está mirando hacia otro lado, el periódico o el reloj.

Soluciones locales a problemas globales”, es algo que a priori  suena bien, huele bien, y me apostaría una mano a que también tiene buen sabor. El problema es que mucha gente (es posible que la mayoría) quiere que los problemas se los resuelva otro.

De modo que aunque lo ideal sería que la toma de decisiones y la planificación del futuro, se realizara de abajo a arriba, gobernados/gobernantes, siempre se acaba haciendo de arriba a abajo. A esto se añade que en nuestros modernos estados democráticos, la representatividad ha terminado creando una clase aristocrática dirigente, que solo resuelve los problemas que le pueden dar votos a corto plazo.

Y es precisamente ese cortotermismo; sobre el que se asienta, por otro lado, la sociedad de consumo; el que va acabar por convertir la Tierra en un agujero infecto.

l.

Cuando un día ante la barra de un bar, un amigo te dice bastante afectado (o eso parecía), que trabaja en una empresa de armamento, que su empresa vende armas a países del tercer mundo, algunos incluso de muy dudosa reputación. Tú le respondes que la solución es bien sencilla, que busque otro trabajo. Entonces él, totalmente rehecho e incluso un poco ofendido te replica, que es gracias a ese trabajo que puede estar ahora tomando gin-tonics contigo.

Claro, en ese momento te da por pensar que o bien tienes un amigo bipolar, o no estaba tan afectado como parecía…

.

Otro día, cuando expones a un grupo de personas las acciones impropias y delictivas de una cierta empresa, una de las mayores contaminadoras del siglo XX, y algunas de esas personas (a las que no se la suda directamente) te dicen que si les ofreciera trabajo esa empresa lo aceptarían porque seguro que tiene que pagar muy bien, pues comienzas a pensar que la gente que te rodea ha vendido su alma al gigante verde o de que tienes el mismo poder de persuasión que un plátano; alargado y amarillo con pintitas negras…

.

La cosa sería bien distinta, si me dedicara como el fulano aquel, a amenazar con quemar coranes para conmemorar el 11-S. La prueba está, en que un reverendo que para ser pastor no habrá necesitado más de dos semanas de cursillo por correo electrónico, con una congregación de unas 30 personas de un pueblucho de mierda de Estados Unidos, ha llegado a trascender al circuito de noticias mundial. Que la sandez de ese fanático de bigotazos graciosos, provoque oleadas de indignación en Indonesia es como para quedarse perplejo.

Creo que al final no llegó a quemarlos, pero sinceramente me importa un carajo. Diría que por mí como si se limpia el culo con ellos, pero no lo digo porque sé que hay gente que basa su vida en ese libro. No lo comparto, es más, ni siquiera lo comprendo, pero lo respeto, y así me va…

Qué el mundo se siga moviendo por estas mierdas absurdas, cuando la diferencia entre el Cristianismo y el Islam es de matiz, ambas religiones hacen a los que las practican igual de (in)felices. No tenéis más que leer los libros sagrados, en ambos está la semilla del mal, aunque ambas pretendan ser religiones de paz.

Así que la próxima vez que quiera ser profeta, elegiré una minoría (por ejemplo: los pelirrojos) y les culparé de todos los males…parece que nuestra especie funciona así, queremos que la culpa la tenga siempre otro.


Por: El Exiliado del Mitreo


Licencia de Creative Commons
Predicar en el Desierto by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://mitraista.wordpress.com/about/contact/.


A %d blogueros les gusta esto: