Archivo de la etiqueta: OGM

Vivir en la España Transgénica

Era hora de volver a tocar un tema científico, aunque me temo que una vez más, va a haber en este artículo mas de reflexión político-social que de divulgación, como yo querría. Lo cierto, es que si he tenido que aparcar para tiempos mejores el  proyecto que inicié hace muchos meses, de divulgar en forma de artículos cortos algunas claves de biotecnología, es porque para redactarlos con el rigor que la ciencia requiere, estaría obligado a  invertir una cantidad de tiempo de preparación y redacción que hasta pasado febrero no voy a poderle dedicar…pero todo llegará y acabaré encontrando el momento.

Esta vez, para introduciros a la reflexión, voy a apoyarme en un pequeño texto que llegó a mis manos la semana pasada. Fue publicado en el número 51 del boletín de COAG Almería, la cooperativa de agricultores y ganaderos mayoritaria de la provincia, que como sabéis es uno de los polos de la industria agrícola española:

Por primera vez, el Ministerio de Medio Rural ha reconocido la existencia de personas y de empresas que han sufrido los efectos de la política de transgénicos llevada a cabo por el Ejecutivo español, que sigue tolerando el cultivo a gran escala de Organismos Modificados Genéticamente (OMG) en territorio español en contra de la tendencia de la UE y de la mayoría de Estados Miembros.

Estos efectos sociales y económicos de la presencia de maíz transgénico en España llevan siendo denunciados por COAG desde hace una década. Sin embargo, los niveles de irresponsabilidad política en el Gobierno han alcanzado cotas elevadas. Por ejemplo, en una reciente reunión con los colectivos ambientales y agrarios, el director general de Desarrollo Sostenible del Medio Rural, Jesús Casas, reconocía que las empresas como Monsanto “realizan una constante labor de lobby en el Ministerio” y que “los casos de contaminación por transgénicos son indignantes”. Sin embargo, Casas afirmaba también que votaba siempre a favor de los transgénicos en el Consejo Interministerial de OMG del Gobierno español, a pesar de reconocer él mismo que no entiende sobre transgénicos.

Una serie de asociaciones sectoriales como ASEBIO, ANOVE, FIAB, CESFAC (algunas de las cuales se considera que ejercen como lobby de las multinacionales de los transgénicos) fueron convocadas, a pesar de no ser miembros de pleno derecho, al Consejo Asesor de Medio Ambiente (CAMA).

En la citada reunión,una vez más, se rechazó tratar los asuntos que COAG lleva años poniendo sobre la mesa: falta de transparencia, ausencia de registros públicos de los cultivos transgénicos, o irregularidades en el etiquetado de los alimentos transgénicos.

Yo destacaría como primer punto de interés de este texto, que es un artículo que no ha sido redactado por ecologistas snobs de ciudad, ni por científicos que se dedican a crear polémica para justificar sus sueldos (lo digo así, porque así lo he leído en algún sitio), sino que ha sido redactado por y para profesionales del sector agrario.

En él se pone de manifiesto la preocupación, o más bien el descontento e indignación, dentro del sector agrario ante las contaminaciones de cultivos biológicos con genes transgénicos. Nos topamos aquí con que se está viendo impunemente violado el derecho del agricultor de plantar en su campo lo que a él le dé la gana. A su vez esto plantea lógicos problemas en el correcto etiquetado, por otro lado obligatorio en la Unión Europea, por lo que a su vez se atenta contra la libertad del consumidor en incluir en su dieta solo los alimentos que desee. Esto no es un simple capricho, porque hoy por hoy el consumo de alimentos transgénicos no ofrece completas garantías de ser inocuo para el ser humano y su entorno, de modo que no se nos puede conculcar el derecho a elegir.

 

Lo siguiente que yo resaltaría, es algo que bien seguro ya sabéis, y es, que España es el único país que ha roto la tendencia histórica de la Unión Europea en  lo que a permitir el cultivo a gran escala de transgénicos se refiere (Rumania desde que entró en la UE está disminuyendo la extensión de sus cultivos de soja).

Hasta donde yo sé, son dos las especies transgénicas que se cultivan actualmente en nuestro territorio: maíz, desde el primer gobierno Zapatero, con fines comerciales, aunque se supone que solo para consumo animal…y patatas desde el último año, aunque solo como cultivo experimental…

Es cierto que la opinión pública es fácilmente maleable por campañas de demagogia en uno u otro sentido, y que muy poca gente está formada para comprender en toda su profundidad el problema de bioseguridad alimentaria que pueden plantear los cultivos transgénicos, pero ¿A quién puñetas han pedido permiso los políticos, para permitir que se cultiven transgénicos en España?

 

Y esto me lleva a otro punto de debate interesante (a la par de bastante dramático): la total incompetencia de la clase política en lo que a temas científicos se refiere.

Aclaro que el artículo lo he tomado del boletín que debe corresponder al 4º trimestre de 2009, de modo que es posible que con los recientes cambios ministeriales, actualmente sea otro el titular de la Dirección General de Desarrollo Sostenible del Medio Rural (¡si será por nombre…!), pero me da lo mismo, porque si el responsable anterior no tenía ni idea de transgénicos, quien le haya substituido, si ha sido el caso, bien seguro que no estará mucho mejor formado y/o informado…

Este es un problema de base en nuestro sistema democrático, donde todo, absolutamente todo, se decide mediante una representatividad dudosa, por parte de personas que no solo no hemos elegido (las ha elegido alguien, que ha sido elegido por alguien elegido por los representantes que nosotros hemos elegido…que por otro lado, habiendo listas cerradas, eso de que nosotros los hemos elegido suena a chiste), sino que además están tan dotados e informados para la materia sobre la que legislan y votan, como mi madre, el frutero o el mecánico de mi calle,… así que digo yo, mejor será que sean ellos mismos los que decidan sin necesidad de intermediarios…¿no?

Porque además, cuando los electores son 30 millones, es mucho más difícil que caigan en el influjo de un lobby o de una multinacional como se denuncia en el artículo…

 

Como biotecnólogo no puedo dejar de maravillarme y apasionarme por las prometedoras vías de investigación que abre la transgénesis, pero como he dicho muchas veces, creo que es prematuro el cultivo industrial de unas variedades de las que no se dispone pruebas de su no toxicidad a largo plazo. Como suele decirse, la paciencia es la madre de la ciencia, y más cuando en este caso la prisa puede matar.

Hoy se apuesta y cada día más, no ya por los productos biológicos, sino por el cultivo ecológico, que si bien puede resultar más caro, es desde luego más sano. En ese sentido, creo que vale la pena comentar que curiosamente la provincia de Almería es uno de las mayores productores europeos de alimentos ecológicos… paradójicamente sus productos están destinados prácticamente en su totalidad a la exportación; parece que a diferencia de nuestros primos europeos, los consumidores españoles aún están lejos de comprender de qué va el tema…

Así que si vosotros sois de los que se preocupan por saber qué es lo que están comiendo, voy a remitiros al blog de un colega, allí podréis encontrar la “Guía roja y verde de alimentos transgénicos”, que naturalmente también podéis encontrar en la página de Greenpeace que es quien la ha elaborado.

Aunque considero que es una guía muy útil, desde luego se le pueden plantear ciertas objeciones ya desde la primera frase. El error de confundir OGM con transgénicos (supongo que deliberado) viene siendo una costumbre por parte de Greenpeace. Decir esto es como considerar a todos los cristianos, católicos, o a todos los musulmanes sunitas… Por otro lado, han puesto en la lista roja todas las marcas que no han facilitado datos a Greenpeace (por las razones que sean, en eso no meto), cuando lo riguroso científicamente hubiese sido decir que “No se disponen de datos” y dejar a cada uno que piense lo que quiera…

Quiero terminar diciendo, que la alimentación es algo que nos atañe a todos y que no podemos delegar nuestra opinión ni nuestra responsabilidad en gente que va a lucrarse con ello y/o que no está lo suficientemente formada para decidir y planificar un futuro que nos pertenece a nosotros y a toda la biodiversidad de este planeta.


Por: El Exiliado del Mitreo

Anuncios

Jugando a ser Dios (I): Introducción.

Ingeniería genética.

Tecnología del ADN recombinante.

Biotecnología.

Terapia génica.

Son palabras a las que rodea un aura de misterioso hermetismo.

Para el común de los mortales es como si formaran parte de algún juramento arcano, de alguna  invocación mágica destinada a ganarse el favor de Hermes Trimegisto, guardián de lo oculto, una reminiscencia de saber antiguo (y por ello prohibido) según algunos, el mismísimo Diablo según otros.

Todo esto lo digo, porque a veces, cuando se habla de estos temas, da la sensación de que inmediatamente se vuelve a los siglos de la Alquimia, y ahora veréis el porqué del símil.

Cuando la gente oye la palabra Biotecnología, al menos los que tienen una vaga idea de lo que significa ese término, experimenta un difuso sentimiento de curiosidad, que se funde y se confunde con algo semejante al miedo reverencial… ¡Justo como con la Alquimia en eras pasadas! Un arte (iba a decir una ciencia, pero antes de la implantación del método científico, es mucho mejor hablar de arte) milagroso, capaz de dar solución a todos los problemas del mundo, hasta los más inverosímiles y a la vez algo temible, oscuro y oculto.

Ahí radica que se escuchen expresiones como la que dan título a este post: Jugar a ser Dios, cuando se habla de esta Alquimia del siglo XXI. Y obviamente, aquí no es cuestión de Dios o del Demonio. Hablar de Biotecnología, es hablar de algo tan humano como es la ciencia.

Es hablar de ciencia y de responsabilidad, términos que inexplicablemente parecen ser ajenos. ¿Por qué? Pues porque se da por hecho que de ciencia deben de hablar los científicos y de responsabilidad el resto de la sociedad. Esto es un sinsentido, y sucede que cuando entramos en terrenos como este, en los que hay poca gente que tenga nociones, aunque sean muy básicas, porque estamos viviendo un proceso de expansión más allá de las viejas fronteras del conocimiento, sencillamente no se afrontan los problemas y riegos que puede entrañar. Como la gente no es capaz de hacerse una idea de los va el tema, ocurre que no hay responsabilidad…

En mi opinión, los científicos tienen el deber moral de hacer que tanto los “logros” como los “problemas”, sean visibles y comprensibles por el conjunto de la sociedad. En ese sentido hay muy buenos divulgadores, es cierto, aunque tendría que haber muchos más.

Y por otro lado el tema de la responsabilidad no debe de ser algo implícitamente vedado para los hombres de ciencia, dejándolo siempre en manos de poderes e intereses empresariales y económicos, y de sus vasallos los políticos. Parece una obviedad que los científicos deban responsabilizarse del resultado de sus trabajos e investigaciones, pero parece ser de uso habitual entre la comunidad científica el ponerse anteojeras, permitiendo que otros malversen sus contribuciones al progreso de la humanidad.

.

Esta entrada no ha sido más que una introducción al tema, en lo sucesivo, trataré de contribuir según mis modestas capacidades y conocimientos, en la divulgación de esta nueva rama del saber humano, a la par que voy a poner sobre la mesa los principales problemas y riesgos que entraña. Todo ello de la forma más rigurosa posible, para que cada uno pueda formarse su propia idea sobre el asunto, coincida esta o no con la mía propia, que no voy tampoco a privarme de exponer.

En post futuros intentaré explicar en qué consiste la técnica del ADN recombinante y cuales son sus aplicaciones, qué es la terapia génica, qué es y cómo se consigue crear un OGM, cuál es la problemática existente entorno a los trangénicos y un largo etcétera.  Lo dejo bastante abierto, pues aún no he batido el plano con los temas que voy a tratar, así que estoy totalmente abierto a sugerencia.

En un post anterior, dejaba para el que le interesara un link a un documento que escribí hace unos meses sobre la situación de los transgénicos en el mundo. El documento es descargable e imprimible y ahí lo dejo a vuestra disposición para vuestra información.

.

Por: El Exiliado del Mitreo

Creative Commons License
Jugando a ser Dios (I): Introducción by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://mitraista.wordpress.com/about/contact/.


Los OGM en el mundo

“Los OGM en el mundo. Panorámica mundial desde 1995 hasta la actualidad”

Ese era poco más o menos el enunciado del trabajo que me propusieron que hiciera para la asignatura de biotecnología alimentaria, una optativa de mi especialidad.
Bueno, para ser sinceros, no es que me propusieron ese tema en concreto, la profesora leyó una lista enorme de enunciados y yo mismo me propuse para este trabajo porque me interesaba el tema.

Porque me interesaba el tema, y porque quería darle un enfoque muy particular, como podréis constatar si accedéis al trabajo a través de este link (podéis incluso bajaros una copia en pdf, si lo deseáis). Lo cierto es que me daba pena, que este documento solo lo fueran a leer las 3 personas que iban a evaluar la asignatura. Hubiese sido una lástima, después de la enorme cantidad de horas que dediqué a su redacción…en fin, a vosotros de juzgar si el documento es interesante o no.


A %d blogueros les gusta esto: