Archivo de la etiqueta: Naturaleza

Fotografía: Viaje al Alto Tajo

Terminé el año con fotografías y lo empiezo de la misma forma; sin embargo, muchas cosas han cambiado (creo) y pronto volveré a escribir.

La sesión de fotos en cuestión fue realizada durante un viaje de amigos al pueblo de la familia de uno de ellos, en marzo del pasado año 2012.

Puede que en un futuro actualice la entrada subiendo algunas fotos más, porque sigue habiendo algunas otras fotos interesantes sin editar, no lo sé, el tiempo lo dirá. De momento os dejo con estas 16; parajes naturales y castillos medievales; a ver qué os parecen.

Localización: Comarca del Alto Tajo (Guadalajara)

Cámara: Sony alpha 380

Nota: Soy el autor de estas fotografías, como tal poseo todos los derechos y me reservo su uso exclusivo. No obstante, si deseas usar cualquiera de ellas, no tienes más que hacérmelo saber (escríbeme un mail) y lo hablamos. Gracias.

.

Por: El Exiliado del Mitreo


Andaba descalzo

En el pueblo algunos rezongaban que solo lo hacía por populismo; por ganarse el aprecio de los andaban con alpargatas o con albarcas y que vete tú a saber en lo que andaría metido; seguro que en nada bueno. Lo cierto es que lo hacía porque le gustaba, porque le hacía feliz andar así; descalzo.

Como la propia tierra sus pies se mojaban con la lluvia y se secaban y agrietaban en los meses de calor. Orgulloso demostraba a cualquiera que quisiera presenciarlo, que sus plantas color corteza de encina, eran capaces de aguantar el calor de la llama de un fósforo. Quería sentir a su madre, la Tierra, en sus pies, solía decir y añadía que el hecho de poder movernos para aquí y para allá no nos hacía diferentes de las cosas que siempre había estado allí.

 .

Vinieron a buscarle antes de que la mañana llegara. La nocturnidad con él sabían que no servía de nada; pasaba las noches en vela, leyendo y escribiendo cartas que dejaba amontonadas en el alféizar de la ventana de la cocina, antes de que el alba despuntara en los álamos de la rivera. Allí las recogía el cartero al pasar al mediodía con el correo nuevo.

Para cuando descubrieron que su correspondencia eran poemas, relatos inacabados, largas cartas de amor o amistad, procedentes de todos los lugares del mundo, ya no había remedio. A la tierra fue a parar antes de que el ocaso cubriera de sombras el valle; suele ser siempre demasiado pronto para reunirnos con nuestra madre y una vez que nos vamos, ya es siempre demasiado tarde…

Por: El Exiliado del Mitreo


Licencia de Creative Commons
Andaba descalzo by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://mitraista.wordpress.com/about/contact/.


Murciélagos

No lo soporto.

No puedo soportar como me mira con esos ojillos inyectados en sangre.

En cuanto me cambio de habitación, allí que se presenta al rato, emitiendo esos desagradables ruidos con las cuerdas vocales.

He probado a ignorarle, a gritarle, a irme sobre él a ver si así se asustaba y me dejaba en paz, y ni por esas; no hay manera.

¡Pero si en el fondo tiene más miedo de mí que yo de él!

 

¡Coño, con lo bien que se está en casa sin padres ni hermanos! Tienes un montón de espacio para ti solo, así como la tan necesaria intimidad para traerte algún ligue 😉

En fin, parece que me quedo sin picadero esta noche; ¿A quien me iba a traer con este espantajo dando vueltas por aquí?

Me voy, no le aguanto más. Solo espero que este idiota vuelva a dejarse, mañana por la noche, una ventana abierta para poder colarme volando,…pero esta vez, cuando esté dormido…

 

Muy poca gente sabe que los murciélagos migran, pero así es. Será porque la mayor parte de las especies no lo hacen a diferencia de las aves, que del orden del 46% son migratorias, frente al escaso 3% en el caso de estos mamíferos voladores. Además cuando se van, nunca lo hacen demasiado lejos; como mucho 1000 km.

Yo, en cambio, siempre lo he tenido claro, y no porque me interesen especialmente estas nocturnas criaturas, sino porque de finales de mayo a principios de agosto, tenía una colonia de murciélagos viviendo la cámara de aire de la pared de mi cuarto que da al exterior. Tenía, digo, porque la grieta en la fachada por la que se colaban ha sido cerrada este otoño, así que lo siento chicos, os vais a tener que buscar otro sitio para veranear.

La otra noche vi un murciélago cuando miraba por la ventana. Eso me ha impulsado a escribir este textito. La verdad que tenía ganas de hacerlo desde este verano, cuando en el colmo de la osadía, ya no se conformaban con pasarse toda la santa noche haciendo ruiditos, sino que hasta les dio por extender su zona de operaciones al interior de casa…En fin, solo puedo añadir: “Cabrones con suerte, yo también quiero volar”

¡Mirad como se ríe el muy cabrón!

Por: El Exiliado del Mitreo

Licencia de Creative Commons
Murciélagos by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://mitraista.wordpress.com/about/contact/.


A %d blogueros les gusta esto: