Archivo de la etiqueta: Francia

La revancha de las cenizas

“La revancha de las cenizas” o algo así, será la traducción de “La revanche des cendres” cuando sea publicado en castellano. Es la traducción literal, no es que me suene muy bonito (me suena mejor en francés en todo caso), pero es del todo correcta y los títulos de los ya publicados han sido todos así.

¿Y de qué puñetas os estoy hablando? ¿Eso es el título de qué? Es posible que os estéis preguntando algo así.

Pues ese será posiblemente el título, del último tomo de una saga de comics históricos que comenzó a publicarse por el 2003 o así (en España)… y que me he ocupado puntualmente de comprar cuando he ido enterándome de su aparición en el mercado. Ha pasado un tiempecito ¿verdad? Pero os aseguro que la obra bien vale la espera, hay que tener paciencia como para todo lo bueno en la vida.

Este tomo es el último, como comentaba, el último de ocho, que se dividen en dos ciclos de cuatro; el Ciclo de la Madre y el Ciclo de la Esposa… pero veo que con tanta introducción, al final voy a acabar empezando la casa por el tejado, lo suyo sería que ahora os dijera cuál es el nombre de la saga ¿no?

Esta obra lleva por título “Murena”, por el apellido (¿nomen?, ¿cognomen?…no queda explicitado en ningún sitio, creo) de su protagonista, Lucio Murena, un joven patricio romano; aunque si fuese una cuestión de protagonismos, hubiese podido titularse perfectamente Nero” o “Nerón”, porque el hilo conductor que se extiende durante estos ocho capítulos, es la evolución de las relaciones entre estos dos personajes; de amigos del alma a encarnizados enemigos.

Y desde luego que da tiempo no solo a ver como evoluciona su relación, sino para ver como ellos mismos cambian, a la deriva muchas veces de acontecimientos que escapan por completo a su control. Y es que esta saga abarca 10 años, desde el asesinato del emperador Claudio, que conduce al ascenso al principado de Nerón, su hijo adoptivo, en el 54 d.de C., hasta el célebre incendio que arrasó barrios enteros de le ciudad de Roma en el 64 d.de C.

Sus autores; Jean Dufaux, excelente guionista, con obras maestras a sus espaldas como “La Balada de las Landas Perdidas”; y a los lápices, Philippe Delaby, maestro de la belleza; forman posiblemente el tandem más poderoso del panorama franco-belga actual. Gracias a estos dos genios, página a página se va desplegando ante nuestros ojos la historia de Roma, con un grado de verosimilitud que atestigua largas horas de trabajo de documentación y de quemarse las pestañas ante la mesa de dibujo.

Desde luego que la recomiendo a propios y extraños, porque aparte del afán didáctico de reconstrucción histórica, el argumento engancha desde la primera viñeta, mezcla de amor, celos, luchas de poder y sed de venganza.

Aunque por cierto, si no eres mayor de edad, que no la vea mamá (si es un poco estrecha) o al menos no digas que te la he recomendado yo (échale la culpa al profe de historia ;)). Porque el erotismo, tanto heterosexual, como homosexual, están perfectamente integrados en la historia y se presentan con absoluta naturalidad.

Si según el vídeo publicitario de YouTube, el tomo 8 se puso a la venta en Francia el 12 de noviembre de 2010, no sé a qué están esperando para publicarlo en castellano… Ni que lo estuviese traduciendo Victor Hugo a través de un tablero de güija. Me lo piden a mí y por un módico precio (lo haría por amor al arte, pero es que lo que no cuesta no se aprecia ¿no? Así que ya puestos, mejor cobrar, jaja), lo tendría en quince días como muchísimo. Que es un cómic de unas cuarenta y tantas páginas, no “Les Fleurs du Mal“. La cosa es que lo tuve entre mis manos cuando estuve hace unos quince días en París y al final desistí de comprarlo y me avine a esperar, por el tema de no romper la unidad de la colección, que la tengo toda en castellano, pero… ¡¡Quiero saber como acaba la saga, Dios!! ¡¡Publicadlo ya!!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Adiós Jorge

El otro día murió Jorge Semprún; en concreto el pasado martes día 7 de Junio.

Hoy no voy a escribir una reseña biográfica, no. No voy a contar como muy jovencito, al acabar la guerra civil, se exilió con su familia en Francia, tampoco que sobrevivió al campo del horror de Buchenwald, a donde fue llevado por pertenecer a la Resistencia; ni que en los años siguientes, como miembro del PCE, estuvo entrando y saliendo de España con varias identidades falsas, para tratar de organizar la resistencia interna a Franco; tampoco que fue expulsado del partido en los 60′, por discrepar sobre la línea marcadamente estalinista dictada por Moscú; ni siquiera, que fue ministro de cultura durante unos años, en uno de los gobiernos de Felipe González, como una forma de hacer una reparación histórica, algo que él no dudaba en reconocer… No soy su biógrafo, sin duda no lo soy. Además es realmente difícil escribir mejor que él sobre todos esos episodios de su vida; a su obra me remito…

El decía que su vida era una vida ligada íntimamente, para bien o para mal, a la historia del siglo XX.  Creo que no le faltaba razón. Yo diría que por su formación y sus cualidades intrínsecas, fue capaz de poner voz a muchos miles que no hubiesen sido capaces de expresarse con la precisión, con la concisión y con la calidad con la que lo hizo él; por eso yo lo calificaría de leyenda viva… pero ahora ya no vive y a pasado a ser historia.

Este texto pretende ser solo un pequeño punto de homenaje, así como una invitación a que se lean sus obras, interesantes no solo para los que quieran internarse en el conocimiento de parte de la historia del siglo pasado de la mano de un testigo privilegiado, sino como por su valor literario inherente.

Como parte de este humilde homenaje quiero hablaros para empezar, de la primera vez que oí hablar de él. Y fue en clase de francés, para que veáis que sorprendentemente siempre gozó de una fama y una reputación en Francia que en España siempre la fue esquiva; hay muchas cosas que los españoles tenemos que superar, una de ellas sin duda es el franquismo y su ramificaciones, con el que mucha gente de niega a romper.  Estábamos leyendo un extracto de “Le Grand Voyage” (El Largo Viaje) o de “L’Écriture ou la vie”; ahora mismo no recuerdo, pero era cuestión de Buchenwald. La profesora, francesa claro, bromeó con nosotros sobre si era un autor francés o español ya que la mayor parte de su obra la había escrito en lengua francesa. El caso es que yo, con mis catorce o quince años, no había oído nunca hablar de ese español que despertaba tanta admiración en mi profesora y como descubrí después, en muchos, muchos, franceses. Eso fue algo que se me quedó muy grabado.

El último libro suyo que he leído ha sido este del que podéis ver más abajo una foto y que aún obrará un tiempo en mi poder hasta que decida liberarlo en algún sitio donde vaya a ser debidamente apreciado o hasta que alguien interesado en él me lo pida: Autobiografía de Federico Sánchez. Reconozco que en un primer momento me chocó un poco su sintaxis, pero en cuanto me habitué a sus reglas de juego y empecé a disfrutarlo plenamente, me pareció una maravilla además de muy revelador, ya que narra de primera mano una historia del PCE en el destierro casi desconocida o muy contaminada por la reescritura perpetua de acuerdo con la línea oficial del momento. Federico Sánchez era su seudónimo oficial para la clandestinidad y el libro a priori gira sobre su expulsión del partido en el 64, aunque da saltos constantemente adelante y atrás, para ir pintando varias estampas de su vida, especialmente de sus años de clandestinidad en Madrid.

En mi mesita de noche espera “La segunda muerte de Ramón Mercader”, que he rescatado de casa de mi abuela. Cuando tenga ocasión de leerlo a lo mejor os vengo con la noticia, hasta entonces, sed buenos y leed mucho  (eso no os lo deben quitar nunca 😉 ) .

El último libro suyo que he tenido ocasión de leer cortesía de BookCrossing. Esto me recuerda que tengo liberarlo ya...

Por: El Exiliado del Mitreo

Licencia de Creative Commons
Adiós Jorge by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://mitraista.wordpress.com/about/contact/.


Fotografía: Los jardines de Versailles (revival)

Cuando fue publicada, esta entrada era en realidad una invitación a un Photoset de Flickr, al que podéis seguir accediendo por aquí: Jardines de Versailles

Pero, dado que WordPress ha modificado el aspecto y las posibilidades de sus galerías, he decidido reformular el asunto y traeros esta entrada revitalizada. Como dije en su día, he preferido regalaros una visita guiada a través de 17 instantáneas comentadas, más que tratar de describiros con palabras la esencia de aquel lugar.

Es cierto que con tan pocas fotos es difícil que uno pueda sacar una idea exacta la espectacularidad de este jardín, que fue modelo y referencia para muchos otros en los siglos que siguieron a su diseño y construcción. Es posible que ni siquiera retrate en ellas los lugares más representativos y/o típicos del jardín, pero son las fotos que más me han gustado de todas las que tomé y posiblemente expresen mi visión personal del sitio (bueno, me encantan los bosques, y los de Versailles son increíbles, pero no suelen hacerles justicia las fotografías y menos las que se hacen con cámaras de turista como la mía…así que no hay fotos de los bosques, pese a ser de lo que más me gustó, una lástima…).

Las fotos fueron tomadas el 1 de Abril de 2010 con una cámara compacta, una Fujifilm FinePix A340.

Espero que disfrutéis de la visita.

Leer texto sobre el palacio de Versailles.


La chocita del Rey Sol

 

"¡El estado soy yo!"

 

Para Anita que está gozando de las nubes en el país del Rey Sol.

.

De nuevo recurro a mis notas. No es que ande falto de ideas, es más, tengo más ideas que tiempo para materializarlas, pero anteayer estuve mirando las fotos que tomé en Paris esta pasada Semana Santa, y mi corazón me pidió escribir algunas reflexiones sobre Versailles. Tenéis que entenderlo, a mi pobre corazón le digo tantas veces que no, que cuando me pide un caprichito tan pequeño, estoy obligado a decirle que sí…

En realidad como mis notas no me convencen demasiado, me parecen demasiado descriptivas y el objeto de este artículo no es el de servir de guía turística. Así que creo que voy a improvisar; ya veremos qué sale de esto…espero que nada bueno.

.

Debo empezar diciendo que Versalles es un lugar muy impresionante…daos cuenta, que esta aseveración tiene si cabe aún más fuerza, viniendo de una persona que no siente un especial interés por los palacios ni en general por ese arte neoclásico que es tan típico de los Borbones. Hay cosas que no es fácil explicar porqué no te gustan; una iglesia románica o gótica me parece maravillosa, una del siglo XIXº me parece aborrecible, me encantan los castillos, pero los palacios me dejan frío; qué le vamos a hacer, en términos generales tengo esas manías.

.

El palacio fue expoliado durante la revolución, su mobiliario fue vendido y actualmente se encuentra esparcido por media Europa. Versalles sufrió de abandono durante muchos años, pues nadie quería hacerse cargo del símbolo supremo del Absolutismo (aunque Napoleón tomara como residencia el más modesto Grand Trianon, también en el recinto de Versalles), se habló de demolerlo, hasta que Louis Philippe d’Orleans, el conocido como rey burgués, lo convirtiera en el palacio de la reconciliación nacional y/o museo de las “Glorias de Francia”.

Es por eso que resulta bastante complicado hacerse una idea del aspecto que debía tener en tiempos de Louis XIV. Hay alas enteras del château, que están completamente convertidas en museo. En ese sentido resulta incluso más impresionante que la construcción en sí misma, la tarea historicista del siglo XIXº; en la sala de las batallas, en pinturas de escala superior a la natural se narran las grandes victorias del reino de los francos, desde Carlos Martel enfrentándose a los musulmanes en Poitiers, hasta las victorias más sonadas del Emperador y terminando con la entrada de Luis Felipe en París y el perdón de los conflictos del pasado. En las columnas, los nombre de todos los generales, mariscales, almirantes etc… de Francia, junto a la batalla y la fecha en que habían dado la vida por la Patria…en fin, que los historiadores debieron de tener trabajito durante muuuchos años.

Me habían dicho que el salón de los espejos, es interesante visitarlo en un día soleado (por razones obvias). No tuve opción a eso; tuve un tiempo parisino toda mi estancia y el día que decidí colarme en un tren para Versalles, el cielo estuvo bien nublado toda la mañana.  No es que me decepcionara, pero debo decir que me lo imaginaba mucho más grande…para ser sincero, no entendí muy bien de donde viene su fama si no es de los muy numerosos hecho históricos que han tenido lugar en él, como la proclamación del IIº Reich alemán o de la firma del tratado de Versalles que puso fin a la primera guerra mundial… pero estas no son razones estéticas y la mayor parte de la gente, tiene de estos un vago conocimiento (por decir algo). Es verdad que el entarimado es fantástico, pero lo es el de todo el palacio; y los espejos… la verdad que me gustaron y me horrorizaron… como buenos espejos antiguos de metal bruñido, el oxido los ha empañado de modo que tu reflejo es una forma fantasmal no exenta de cierta poesía… me horrorizó mucho, muchísimo, que generaciones de turistas hubiesen grabado sus nombres en ellos…no tiene nombre (si lo tiene, pero no quiero llenar el blog de palabrotas).

Detalle de la célebre galería de los espejos.

Mi reflejo fantasmal en un espejo ancestral (jejeje, qué tontería)

Salí del palacio con la sensación agridulce que suelen producirme todos los palacios y con la reflexión del ingeniero hidráulico, Sexto Julio Frontino, dándome vueltas en la cabeza.

Frontino fue un simple ingeniero que ocupó el cargo de curator aquarum (magistrado de las aguas) de la ciudad de Roma en tiempos del emperador Trajano.  Pero en su tratado sobre el cuidado y diseño de las instalaciones hidráulicas, hablaba en estos términos del pragmatismo de la civilización romana:

“Comparad si os parece, con las pirámides ociosas o bien con las inútiles aunque famosas obras de los griegos, las enormes proporciones de los tan necesarios acueductos.”

Louis XIV os recibe en el antepatio de armas del palacio con cuya construcción arruinara a su país...

Versalles me parece un completo y absurdo despilfarro de los bienes del estado. Louis XIV lo construyó con la sola intención de demostrar su poder y riqueza, en una época donde se entendía que la riqueza del reino era la del rey.

De modo que se construyó la choza con dinero que no era suyo, que había caído en sus manos vía impuestos y que en vez de revertir en beneficio de la nación en su conjunto a través de obras públicas, lo había despilfarrado hipotecando el futuro de su propia dinastía.

Si os fijáis, él, que había sido el buque insignia del Absolutismo europeo, sin quererlo, comenzó a cavar la tumba de esa manera de hacer las cosas. Su amor por el lujo y la ostentación y sus incesantes aventuras militares (para ayudar a sufragar los gastos de algunas guerras, tuvo incluso que vender algunas piezas de oro y plata del palacio), dos fuentes de gasto que no contribuyen en nada al desarrollo de un país, llevaron a su nieto, en el espacio de solo dos generaciones a verse son el cuello tendido en el cadalso de la plaza de la Revolución (hoy plaza de la Concordia); las ganas de cambio por parte de una burguesía culta y rica y de un campesinado que lo pasaba muy mal, hicieron el resto y dispararon la hoja de la guillotina.

.

El palacio puede ser hermoso en su esencia, pese a que al estar vacío y haber perdido su función primigenia, no sea fácil verlo en su correcta perspectiva artística. Aunque como ya dije al principio, el amaneramiento y la ostentación del neoclasicismo, no me acaba de convencer.

En cuanto a su contexto histórico, me parece un derroche deleznable, por parte de un tipo que se creía que el estado era él, pero que no se preocupó de evitar caer en deudas que lo pudieran llevar a tambalearse hasta los cimientos.

 

Louis XIV aplastando a sus enemigos en el Salón de la Guerra...no se había dado cuenta que él era el peor enemigo de su país.

Mención aparte merecen los jardines, de los que hablaré en un PROXIMO ARTÍCULO.

.

Por: El Exiliado del Mitreo

Licencia de Creative Commons

La chocita del Rey Sol by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://mitraista.wordpress.com/about/contact/.


Tableaux Provençaux (III)

LA EXPOSICIÓN CONTINÚA POR AQUÍ–>

.

Arles:

Arles es una ciudad con mucho encanto; como esa buena chica que permanece sentada al lado del río, sin artificios ni maquillajes, esperando al pasante que la descubra y la valore por su propia esencia. Así, Arles creció y nació al borde del Rhône. En la antigüedad, los barcos de mar llegaban hasta aquí a descargar sus mercancías junto al puente de barcos, orgullo de la urbe, que se intercambiaban por producto que llegaban vía fluvial del interior de la Galia. Un puente de barcos puede parecer poca cosa, pero para la ingeniería de la época no solo era un gran logro, sino que era lo único que se podía hacer. Hay que recordar, que hasta hace bien poco, Arles era el sitio más cercano a la desembocadura por donde podía cruzarse el río.

Vistas hasta el río desde lo más alto de las arenas...

La ciudad es de fundación celto-ligur, pero ganó el estatus de colonia romana, como agradecimiento por parte del dictador Julio César, por su apoyo contra Marsella y contra la facción pompeyana en general. De echo allí asentó a los veteranos de una de sus legiones, dando lugar a un esplendoroso renacer.

Los romanos recreaban Roma allí donde fueran. ¿Por qué añoraban su patria? En absoluto (aunque seguro también); por el más puro pragmatismo. El imperialismo cultural es mucho más fuerte que el imperialismo militar; la pluma es más fuerte que la espada. Una vez implantes en la mente de la gente unos modelos, mediante el ocio, la risa, el lujo, serán reacios a prestar oídos a voces que llamen a la sedición.

De modo que en la Arelate enriquecida por el comercio, desde el principado de Augusto se empezaron a crear las infraestructuras urbanas que caracterizan a toda ciudad romana de cierto nivel.

No queda nada del circo colosal que se enseñoreaba de las afueras sur de la ciudad. Fue usado de cantera en los siglos posteriores a que los cristianos prohibieran las carreras de caballos.

Los demás monumentos tampoco es que hayan corrido mucha mejor suerte, aunque por lo menos han llegado hasta nuestros días…y actualmente algunos de ellos incluso han recuperado la función para la que fueron edificados.

El teatro era hermoso; de tres pisos, de los que hoy se conservan solo dos, así como el primer nivel de la cavea y siendo generosos, porque el graderío está parcialmente reconstruido. Suficiente; hoy en día, habiendo televisión ¿Para qué ir al teatro?…Ironizo, porque en realidad está muy bien que el edificio haya recuperado su antigua finalidad…pero es que las ruinas me suelen producir más tristeza que admiración…

Las ruinas del teatro...algunos detalles muestran que fue un hermoso edificio

El anfiteatro es magnífico, y en la actualidad además de conciertos, se le reservan espectáculos sangrientos como en la antigüedad: corridas de toros. Fue castillo al desaparecer el estado con las invasiones bárbaras y durante los siglos oscuros. Cuando perdió su función defensiva, como un tronco podrido donde brotan los champiñones, se cubrió de casas, de forma a convertirse en un barrio de la ciudad…con dos iglesias, no digo más…

Hice la foto de esta lámina porque no me podía creer que dentro del anfiteatro hubiese 600 viviendas, un mercado y dos Iglesias...

A finales del XVIIIº humanistas anticuarios y filántropos, instan a la expropiación de todas las propiedades que se habían construido sobre ambos monumentos y comienza la restauración (me pregunto si a la gente que expropiaron  les parecerán igual de filántropos…).

Este aspecto tiene el anfiteatro romano desde fuera...La verdad, sus dimensiones aún impresionan...

...Y estas son las arenas por dentro...

.Pero la ciudad no se queda en esto, y el simple hecho de pasear por sus calles; provincianas, pero con mucha solera; es un placer de por sí. Esas calles que desde las arenas descienden hasta la rivera del río; estrechas y cerradas al sol, con su aspecto que puede recordar a las ciudades italianas del norte como Génova. Es el típico sitio en el que, a no ser que se seas un acérrimo de las grandes ciudades, uno puede pasar sus días muy a gusto.

Las construcciones medievales se mezclan con los vestigios romanos. Termas, encomiendas templarias, iglesias. Así al final se acaba llegando a la plaza del foro (no lo busquéis porque el viejo foro ya no está) y a la plaza de la república, a la que da un hotel de ville (ayuntamiento) elegante y magnífico, como corresponde a una democracia antigua. En el centro de la plaza se alza el obelisco que antaño se enseñoreaba en la isla central del circo; a los lados dos iglesias, una de ellas la de Saint-Trophime, el primer templo, el episcopado, cuando en el siglo IVº los viejos dioses se fueron a dormir.

La plaza de la República, con el obelisco del circo al medio.

El edificio actual es románico provenzal con remiendos. Mirar el pórtico es como mirar todos los pórticos románicos, un placer. Son tan hermosos, que no me molesta demasiado que en ellos se me advierta de la llegada del Juicio Final y se me amenace mostrándome las penas del Infierno (al que iría de cabeza, si existiera).

El pórtico de Saint-Trophime, tan temible y hermoso...

Si luego además entras al monasterio anexo y paseas por el claustro te entran ganas de hacerte monje, para poder contemplar tanta maravilla cincelada en los capiteles, mientras das vueltas y vueltas como un planetario, como la Tierra alrededor del Sol.

El tiempo y la Revolución se llevaron sus mejores años...pero aún te llena de paz.


Por: El Exiliado del Mitreo


Licencia de Creative Commons
Tableaux Provençaux (III) by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://mitraista.wordpress.com/about/contact/.


A %d blogueros les gusta esto: