Archivo de la etiqueta: Extraño

Extraño

Se vistió con la camisa de la víspera; como el despojo de un naufragio, yacía tirada en mitad del salón. El tejido al ser agitado inundó sus fosas de olor a ella.

Mientras tomaba un café que acababa de servirse de la cafetera aún borboteante, se puso a mirar distraídamente fotografías en las que no se reconocía.

.

Antes de salir, pasó a la habitación a darle un beso de buenos días. Ella sonrió entre murmullos perezosos.

Era pronto, apenas amanecía sobre la cúspide de los edificios altos.

Así tenía que ser; uno debía recogerse -junto a huella de su paso -antes de que llegase el otro, y partir en la madrugada como un extraño…

.

Por: El Exiliado del Mitreo

Licencia de Creative Commons
Extraño by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at Exiliado.del.Mitreo@gmail.com.


La gente es extraña cuando eres un extraño

La gente es extraña cuando eres un extraño. Así es cómo se sentía Jim Morrison en 1967. Y así es como me siento yo hoy.

Que extraño es todo lo que me rodea. Colas y colas para comprar un maldito billete de lotería que no les va a tocar. Gente gastando compulsivamente en un intento de ser feliz. Televisiones y sus cánones anoréxicos de belleza. Convenciones sociales y normas absurdas que respetar. Profesores presentándote una vida laboral confinada en una oficina. Tendencias musicales carentes de sentimiento. Publicidad andante que llama a tu casa. El rencor acechando en cada ser etc… Y lo que más me aterra, el aspecto por encima de todo y la predominancia del dinero sobre valores éticos.

Todo me es ajeno. Me rodea pero no llega a atravesarme. Corrientes que fluyen a mi lado mientras yo permanezco en medio, quieta y sin saber que hacer. Tan sólo, en un intento de liberación, mis labios pueden mascullar un ligero “déjadme en paz” a la vez que cierro los ojos y cubro mis orejas con las manos…

Tras muchas horas de reflexión, mi mente consigue fijar una idea. Corta pero contundente. Un letrero de neón que espero que no se apague antes de tiempo. “Aíslate del mundo”.

Pero hasta que llegue ese día, seguiré repitiéndome noche tras noche antes de dormir: “Tranquila Mandioca, mañana será un nuevo día”.

 

 

 

Por: Mandioca

Licencia de Creative Commons
La gente es extraña cuando eres un extraño by Maje Montes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at mjmontes@hotmail.com.


El Extranjero

Llevo unos quince días sin publicar ningún texto nuevo. Esto puede que sea mucho para lo que os tengo acostumbrado (o tal vez no,  así habéis descansado un poco de mí y yo de vosotros, jeje), pero ya podéis imaginaros, que quince días se diluyen como las ondas que forma una piedrecita tirada a un lago, en esta marea de delicioso y caluroso tedio que son las vacaciones de verano.

Sin embargo, no os creáis que todo este tiempo he estado sin hacer nada; tengo varios textos ya preparados esperando  su turno para ser publicados, además de alguna sorpresita, que me reservo para más adelante. Me alegro mucho de que pese a no haber habido actualizaciones en este tiempo, hayáis seguido visitando el blog. Muchas gracias a todos, ahora y siempre os estoy realmente agradecido. Como premio a vuestro interés, esta semana habrá dos publicaciones;  una, la primera parte de mis impresiones de Provenza, la otra este textito.

Nuevamente me atrevo a hacer una traducción del francés…esta vez de Charles Baudelaire, mi poeta favorito. Este es el texto con el que se abre un libro suyo relativamente desconocido: “Le spleen de Paris”, que adquirí en mi reciente viaje a Francia (en Avignon, para ser más exactos). Es un libro de poemas…en prosa…sí, sí, en prosa, habéis oído bien. De hecho, Baudelaire fue de los primeros que experimentó con esta nueva vía poética, que después floreció en el siglo XXº.

Espero que os guste tanto como a mí. Si veis algo incorrecto o que resulte ortopédico en castellano, no dudéis en decírmelo:

.

-¿Qué es lo que más amas, hombre enigmático, di? ¿A tu padre, a tu madre, a tu hermana o a tu hermano?

-No tengo ni padre, ni madre, ni hermana, ni hermano.

-¿A tus amigos?

-Está usted empleando una palabra, cuyo significado hasta la fecha me es desconocido.

-¿Tu patria?

-Ignoro bajo qué latitud está situada.

-¿La belleza?

-La amaría de buena gana, diosa e inmortal.

-¿El oro?

-Lo odio tanto como usted odia a Dios.

-¡Hey! ¿Qué es lo que amas entonces, extraordinario extranjero?

-Amo las nubes…las nubes que pasan…allí…allí…¡Las maravillosas nubes!

.

Cuando uno pasea por Marseille no sabe que se puede encontrar al volver una esquina

.

Por: El Exiliado del Mitreo

Licencia de Creative Commons
El Extranjero by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://mitraista.wordpress.com/about/contact/.


A %d blogueros les gusta esto: