Archivo de la etiqueta: Edad Media

El cuento del burro y el molinero

Dedicado a mis compañeros de la revista AWApresentes, pasados y futuros. Nunca dejéis de expresaros libremente

.

Es este un cuento antiguo…, pero realmente antiguo. Lo recalco, porque es mucho más antiguo que los que se suelen contar a los críos por lo común. Hoy en día, los conocidos como cuentos tradicionales son casi todos del XIXº, excluyendo los de las mil y una noches, naturalmente.

A mí me lo contaron de niño, a esa tierna edad en la que aún no puedes leer por ti mismo, pero hasta mucho después no descubrí su origen. Claro que por otro lado, debería haberme imaginado que aquel cuento que escuché una y otra vez a golpes de rewind, en aquella casete de cuentos dramatizados, hincaba sus raíces en el medioevo castellano, a diferencia de los cuentos típicos, prácticamente todos de origen centroeuropeo. Y digo que tenía que haberlo imaginado, por ese rollo de “living on the wild side of life”de la narración. Lo cierto es que fue don Juan Manuel, el que lo recogió en su “Conde Lucanor” por primera vez, allá por el siglo XIVº. A saber, si fue él mismo el autor o si se trata es un cuento popular de más antigua tradición. Lo cierto, es que hay que agradecerle que lo salvara del olvido del tiempo. En todo caso esta es la historia, espero que la disfrutéis:

Dicen que una mañana, un padre y un hijo iban por una vereda camino de su molino. Unos pasos por detrás, trotaba tan lozano su fiel borrico, llevado del ramal por el molinero, su dueño.

En esto que se cruzan con unos labriegos que empezaron a hacer chanza de ellos (a vacilarles, como diríamos ahora). Porque, qué hacían ellos caminando, cuando el burro iba descargado, menuda necedad. Así que el padre, como buen padre sufrido que era, subió al crío encima del animal y siguieron adelante.

Andando, andando, se cruzan con una señora que estaba lavando en el río (por ejemplo) y según les ve acercarse, les exhorta, que qué poca vergüenza y que falta de respeto, que aquel hijo siendo buen mozo estuviese tan reposado sobre el animal, mientras que el padre, que ya peinaba canas, fuera caminando. Así que, movidos por la bronca que les acababa de pegar la buena mujer, intercambiaron puestos.

Al rato, se topan con un hombre que estaba vareando almendros junto al  camino y este a su vez, recrimina al padre que vaya tan a su gusto, repantigado sobre la grupa del asno, sin importarle la salud de su hijo, que estaba en edad de crecer. El buen molinero entonces, para no hacer de menos a nadie, ayuda a su hijo a que suba a lomos del burro también y prosiguen la marcha.

Un trecho de camino adelante, porque el molino estaba donde Cristo dio las tres voces, se cruzaron con un caminante, que horrorizado, les hace ver de la poca preocupación que estaban demostrando por el bienestar de su pobre animal. En efecto, este debía cargar con los dos sin haber necesidad, pues ambos estaban en buenas condiciones para ser llevados por sus propias piernas (sí, justo, en Castilla, en la Edad Media, ya había ecologistas…).

Creo que ya os habréis dado cuenta, de que cuando se bajaron del burro, habían retornado al punto de partida. El molinero que era buen tío, pero no era tonto, también se percató de la maniobra. Así que echándole el brazo por encima del hombro a su hijo le dijo: que en la vida, la gente te dirá que hagas esto o que hagas aquello, según su interés o su criterio, y que tú, sin dejar por ello de escucharles, debes en todo caso hacer lo que te dé a ti la gana, siempre y cuando no hagas daño a nadie.

Termino con los versos con los que el infante don Juan Manuel tuvo a bien aportar una conclusión a su ejemplo:

“Por dicho de las gentes

sól que no sea mal,

al pro tened las mientes

y no hagáis ál.”

.

Por: El Exiliado del Mitreo

.
Creative Commons License
El cuento del burro y el molinero by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://mitraista.wordpress.com/about/contact/.


A %d blogueros les gusta esto: