Archivo de la etiqueta: Castellano

Reflexiones de un castellano-parlante

Este blog es eminentemente “literario”, y no me gusta hablar en él de temas políticos, o cuanto menos, exclusivamente políticos. Hay dos razones para ello, la primera es que en muchos casos, estas tienen un carácter muy perecedero, además de local; la segunda razón es que la gente suele ser de un sectarismo y un frontismo atroz, y por decirlo de alguna manera, tienden a considerarte como “el otro” (o directamente, “el enemigo”) si defiendes posturas distintas a las suyas, en vez de darse cuenta, que como seres humanos, tenemos más cosas que nos unen de las que nos separan. Tras decir esto, entro directamente en materia.

Este post viene al hilo de la polémica que se produjo hará cosa de un mes sobre el futuro dispendio de una “abultada”, según unos, “nimia”, según otros, suma de dinero, en el pago de los servicios de traductores e intérpretes, para que en el senado, los senadores que lo desearan, pudieran expresarse en idiomas españoles distintos del castellano.

Sé que ya ha pasado algún tiempo, tanto que en este mundo acelerado y de una promiscuidad intelectual pasmosa, este conflicto ya ha quedado relegado al olvido; pero qué queréis, me han pillado los exámenes y en esos días del año no estoy para nadie… 😉 El caso es que he querido recuperar este asunto, porque me pareció lamentable entonces y me lo sigue pareciendo ahora.

Pero lo lamentable no es que se gaste un cierto dinero de los presupuestos en esto (en tiempos de crisis y blablabla…), sino que nuestros queridos padres de la patria, que poco hacen a lo largo del día para ganarse el sueldo, necesiten de traductores para entender los discursos en catalán, gallego o vasco, sencillamente porque no se han molestado siquiera en tener un vago conocimiento de estas lenguas hispánicas.

 

La lengua vehicular de todos los españoles es el castellano (aunque en algunos medios rurales esto no sea del todo cierto, por no decir que no lo es en absoluto), esto es así por avatares históricos que no vienen al caso, pero este es el estado actual de las cosas.

De forma que, cómo se ha venido argumentando al respecto, en el senado se debería hablar solo en castellano que es la lengua que todos comprenden sin necesidad de intérpretes. ¿Esto tiene lógica? Pues en principio sí; la lengua es una ordenación de sonidos arbitrarios puestos en común, concebida para que podamos trasmitir las ideas de nuestras cabecitas a las cabecitas de nuestros semejantes; de forma que para que la comunicación sea efectiva tenemos que tratar calibrar nuestra forma de hablar para que el otro nos entienda.

Ahora bien, es precisamente esta imposición lingüística, en un país que tiene la fortuna de ser muy multicultural, lo que da pábulo a que los nacionalistas hagan este tipo de reivindicaciones y a que de hecho existan partidos e ideologías nacionalistas (entendidas en un sentido excluyente, es decir, que pretendan el llevar a su cultura fuera de la cultura española que la engloba, por otro lado defender tu cultura y luchar contra la uniformización es algo que me parece no solo legítimo, sino muy positivo).

¿Qué pasaría en el momento en que los traductores dejaran de ser necesarios? Pues que las reivindicaciones dejarían de tener sentido, ya que perderían su utilidad como fórmula de agitación y de creación de conflictos.

 

Y ahora voy al centro del asunto, que es la deplorable política lingüística que se ha llevado en este país desde hace mucho tiempo. Pero no es cuestión aquí de hablar del franquismo o del rey Felipe V y la famosa Guerra de Sucesión, eso ya no importa, es historia, me parece mucho más interesante hablar del ahora, del presente, donde podemos actuar y corregir esas desigualdades y esas imposiciones pasadas.

No comprendo como es posible que a estas alturas (después de más de 30 años de Democracia y de Estado de las Autonomías), no se haya fomentado de una forma seria el conocimiento entre las distintas lenguas y acentos de España.

Creo que con una hora a la semana en la enseñanza obligatoria, es más, con solo una hora cada dos semanas, alternándose por ejemplo con Educación Cívica (único país de Europa en la que la implantación de esta asignatura ha causado grandes discrepancias…es increíble), de una asignatura que podría llamarse “Sensibilización Lingüística”, en la que a través de películas, documentales, música, textos, comics…etc, se enseñara a conocer y apreciar esas otras lenguas, tanto tiempo marginadas en beneficio del castellano.

Sería además bastante razonable, el pretender que los estudiantes adquirieran algunas nociones básicas, que les permitieran desenvolverse un poco cuando fueran de visita por esas zonas cuyos habitantes poseen una lengua materna distinta del castellano. Cuanto menos lo suficiente para establecer los primeros vínculos de mutua simpatía.

Siempre he creído que no hay mejor forma de mostrar respeto por una persona, que esforzarte en hablar en su propio idioma.

¿A vosotros qué os parece?

 

Por: El Exiliado del Mitreo

Licencia de Creative Commons
Reflexiones de un castellano-parlante by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://mitraista.wordpress.com/about/contact/.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: