Murciélagos

No lo soporto.

No puedo soportar como me mira con esos ojillos inyectados en sangre.

En cuanto me cambio de habitación, allí que se presenta al rato, emitiendo esos desagradables ruidos con las cuerdas vocales.

He probado a ignorarle, a gritarle, a irme sobre él a ver si así se asustaba y me dejaba en paz, y ni por esas; no hay manera.

¡Pero si en el fondo tiene más miedo de mí que yo de él!

 

¡Coño, con lo bien que se está en casa sin padres ni hermanos! Tienes un montón de espacio para ti solo, así como la tan necesaria intimidad para traerte algún ligue😉

En fin, parece que me quedo sin picadero esta noche; ¿A quien me iba a traer con este espantajo dando vueltas por aquí?

Me voy, no le aguanto más. Solo espero que este idiota vuelva a dejarse, mañana por la noche, una ventana abierta para poder colarme volando,…pero esta vez, cuando esté dormido…

 

Muy poca gente sabe que los murciélagos migran, pero así es. Será porque la mayor parte de las especies no lo hacen a diferencia de las aves, que del orden del 46% son migratorias, frente al escaso 3% en el caso de estos mamíferos voladores. Además cuando se van, nunca lo hacen demasiado lejos; como mucho 1000 km.

Yo, en cambio, siempre lo he tenido claro, y no porque me interesen especialmente estas nocturnas criaturas, sino porque de finales de mayo a principios de agosto, tenía una colonia de murciélagos viviendo la cámara de aire de la pared de mi cuarto que da al exterior. Tenía, digo, porque la grieta en la fachada por la que se colaban ha sido cerrada este otoño, así que lo siento chicos, os vais a tener que buscar otro sitio para veranear.

La otra noche vi un murciélago cuando miraba por la ventana. Eso me ha impulsado a escribir este textito. La verdad que tenía ganas de hacerlo desde este verano, cuando en el colmo de la osadía, ya no se conformaban con pasarse toda la santa noche haciendo ruiditos, sino que hasta les dio por extender su zona de operaciones al interior de casa…En fin, solo puedo añadir: “Cabrones con suerte, yo también quiero volar”

¡Mirad como se ríe el muy cabrón!

Por: El Exiliado del Mitreo

Licencia de Creative Commons
Murciélagos by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://mitraista.wordpress.com/about/contact/.

Acerca de Exiliado del Mitreo

Hago muchas cosas, pero principalmente me gusta pensar que soy un tipo que a veces escribe... Ver todas las entradas de Exiliado del Mitreo

2 responses to “Murciélagos

  • Iris Van de Casteele

    Murciélagos! Nosotros hemos tenido una colonia de murciélagos viviendo en una de las chimeneas de nuestra casa. Cada mañana había que limpiar suciedad. Tenía miedo y asco de esos bichos ya que eran mucho antes de que nos dimos cuenta que dormían ahí. La única forma de desalojarles fue hacer bastante humo hasta que se fueron como una nube negra. Un herrero puso unos pequeños barrotes arriba alrededor a la chimenea y estuvimos salvados.
    Un abrazo de Iris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: