Vivir en la España Transgénica

Era hora de volver a tocar un tema científico, aunque me temo que una vez más, va a haber en este artículo mas de reflexión político-social que de divulgación, como yo querría. Lo cierto, es que si he tenido que aparcar para tiempos mejores el  proyecto que inicié hace muchos meses, de divulgar en forma de artículos cortos algunas claves de biotecnología, es porque para redactarlos con el rigor que la ciencia requiere, estaría obligado a  invertir una cantidad de tiempo de preparación y redacción que hasta pasado febrero no voy a poderle dedicar…pero todo llegará y acabaré encontrando el momento.

Esta vez, para introduciros a la reflexión, voy a apoyarme en un pequeño texto que llegó a mis manos la semana pasada. Fue publicado en el número 51 del boletín de COAG Almería, la cooperativa de agricultores y ganaderos mayoritaria de la provincia, que como sabéis es uno de los polos de la industria agrícola española:

Por primera vez, el Ministerio de Medio Rural ha reconocido la existencia de personas y de empresas que han sufrido los efectos de la política de transgénicos llevada a cabo por el Ejecutivo español, que sigue tolerando el cultivo a gran escala de Organismos Modificados Genéticamente (OMG) en territorio español en contra de la tendencia de la UE y de la mayoría de Estados Miembros.

Estos efectos sociales y económicos de la presencia de maíz transgénico en España llevan siendo denunciados por COAG desde hace una década. Sin embargo, los niveles de irresponsabilidad política en el Gobierno han alcanzado cotas elevadas. Por ejemplo, en una reciente reunión con los colectivos ambientales y agrarios, el director general de Desarrollo Sostenible del Medio Rural, Jesús Casas, reconocía que las empresas como Monsanto “realizan una constante labor de lobby en el Ministerio” y que “los casos de contaminación por transgénicos son indignantes”. Sin embargo, Casas afirmaba también que votaba siempre a favor de los transgénicos en el Consejo Interministerial de OMG del Gobierno español, a pesar de reconocer él mismo que no entiende sobre transgénicos.

Una serie de asociaciones sectoriales como ASEBIO, ANOVE, FIAB, CESFAC (algunas de las cuales se considera que ejercen como lobby de las multinacionales de los transgénicos) fueron convocadas, a pesar de no ser miembros de pleno derecho, al Consejo Asesor de Medio Ambiente (CAMA).

En la citada reunión,una vez más, se rechazó tratar los asuntos que COAG lleva años poniendo sobre la mesa: falta de transparencia, ausencia de registros públicos de los cultivos transgénicos, o irregularidades en el etiquetado de los alimentos transgénicos.

Yo destacaría como primer punto de interés de este texto, que es un artículo que no ha sido redactado por ecologistas snobs de ciudad, ni por científicos que se dedican a crear polémica para justificar sus sueldos (lo digo así, porque así lo he leído en algún sitio), sino que ha sido redactado por y para profesionales del sector agrario.

En él se pone de manifiesto la preocupación, o más bien el descontento e indignación, dentro del sector agrario ante las contaminaciones de cultivos biológicos con genes transgénicos. Nos topamos aquí con que se está viendo impunemente violado el derecho del agricultor de plantar en su campo lo que a él le dé la gana. A su vez esto plantea lógicos problemas en el correcto etiquetado, por otro lado obligatorio en la Unión Europea, por lo que a su vez se atenta contra la libertad del consumidor en incluir en su dieta solo los alimentos que desee. Esto no es un simple capricho, porque hoy por hoy el consumo de alimentos transgénicos no ofrece completas garantías de ser inocuo para el ser humano y su entorno, de modo que no se nos puede conculcar el derecho a elegir.

 

Lo siguiente que yo resaltaría, es algo que bien seguro ya sabéis, y es, que España es el único país que ha roto la tendencia histórica de la Unión Europea en  lo que a permitir el cultivo a gran escala de transgénicos se refiere (Rumania desde que entró en la UE está disminuyendo la extensión de sus cultivos de soja).

Hasta donde yo sé, son dos las especies transgénicas que se cultivan actualmente en nuestro territorio: maíz, desde el primer gobierno Zapatero, con fines comerciales, aunque se supone que solo para consumo animal…y patatas desde el último año, aunque solo como cultivo experimental…

Es cierto que la opinión pública es fácilmente maleable por campañas de demagogia en uno u otro sentido, y que muy poca gente está formada para comprender en toda su profundidad el problema de bioseguridad alimentaria que pueden plantear los cultivos transgénicos, pero ¿A quién puñetas han pedido permiso los políticos, para permitir que se cultiven transgénicos en España?

 

Y esto me lleva a otro punto de debate interesante (a la par de bastante dramático): la total incompetencia de la clase política en lo que a temas científicos se refiere.

Aclaro que el artículo lo he tomado del boletín que debe corresponder al 4º trimestre de 2009, de modo que es posible que con los recientes cambios ministeriales, actualmente sea otro el titular de la Dirección General de Desarrollo Sostenible del Medio Rural (¡si será por nombre…!), pero me da lo mismo, porque si el responsable anterior no tenía ni idea de transgénicos, quien le haya substituido, si ha sido el caso, bien seguro que no estará mucho mejor formado y/o informado…

Este es un problema de base en nuestro sistema democrático, donde todo, absolutamente todo, se decide mediante una representatividad dudosa, por parte de personas que no solo no hemos elegido (las ha elegido alguien, que ha sido elegido por alguien elegido por los representantes que nosotros hemos elegido…que por otro lado, habiendo listas cerradas, eso de que nosotros los hemos elegido suena a chiste), sino que además están tan dotados e informados para la materia sobre la que legislan y votan, como mi madre, el frutero o el mecánico de mi calle,… así que digo yo, mejor será que sean ellos mismos los que decidan sin necesidad de intermediarios…¿no?

Porque además, cuando los electores son 30 millones, es mucho más difícil que caigan en el influjo de un lobby o de una multinacional como se denuncia en el artículo…

 

Como biotecnólogo no puedo dejar de maravillarme y apasionarme por las prometedoras vías de investigación que abre la transgénesis, pero como he dicho muchas veces, creo que es prematuro el cultivo industrial de unas variedades de las que no se dispone pruebas de su no toxicidad a largo plazo. Como suele decirse, la paciencia es la madre de la ciencia, y más cuando en este caso la prisa puede matar.

Hoy se apuesta y cada día más, no ya por los productos biológicos, sino por el cultivo ecológico, que si bien puede resultar más caro, es desde luego más sano. En ese sentido, creo que vale la pena comentar que curiosamente la provincia de Almería es uno de las mayores productores europeos de alimentos ecológicos… paradójicamente sus productos están destinados prácticamente en su totalidad a la exportación; parece que a diferencia de nuestros primos europeos, los consumidores españoles aún están lejos de comprender de qué va el tema…

Así que si vosotros sois de los que se preocupan por saber qué es lo que están comiendo, voy a remitiros al blog de un colega, allí podréis encontrar la “Guía roja y verde de alimentos transgénicos”, que naturalmente también podéis encontrar en la página de Greenpeace que es quien la ha elaborado.

Aunque considero que es una guía muy útil, desde luego se le pueden plantear ciertas objeciones ya desde la primera frase. El error de confundir OGM con transgénicos (supongo que deliberado) viene siendo una costumbre por parte de Greenpeace. Decir esto es como considerar a todos los cristianos, católicos, o a todos los musulmanes sunitas… Por otro lado, han puesto en la lista roja todas las marcas que no han facilitado datos a Greenpeace (por las razones que sean, en eso no meto), cuando lo riguroso científicamente hubiese sido decir que “No se disponen de datos” y dejar a cada uno que piense lo que quiera…

Quiero terminar diciendo, que la alimentación es algo que nos atañe a todos y que no podemos delegar nuestra opinión ni nuestra responsabilidad en gente que va a lucrarse con ello y/o que no está lo suficientemente formada para decidir y planificar un futuro que nos pertenece a nosotros y a toda la biodiversidad de este planeta.


Por: El Exiliado del Mitreo

Acerca de Exiliado del Mitreo

Hago muchas cosas, pero principalmente me gusta pensar que soy un tipo que a veces escribe... Ver todas las entradas de Exiliado del Mitreo

8 responses to “Vivir en la España Transgénica

  • Wenceslao

    Me ha parecido muy interesante, tanto que he hecho una pequeña busqueda para informarme en profundidad; y he encontrado tu trabajo sobre las OGM y Mosanto. Después de leerlo he comprendido mucho mejor tu artículo.
    Estoy de acuerdo en que la correcta etiquetación de los productos es una necesidad, cada uno tiene derecho a elegir. En cuanto a la lista roja, si que deberían haber indicado cuales son las marcas de las que no disponen datos…

    • exiliado.del.mitreo

      Me alegro de que mis artículos te hayan servido para crearte una opinión. Sigue leyendo sobre el tema y si tienes dudas, pregunta, que a lo mejor en algo puedo ayudarte.🙂

      En Europa el etiquetado es obligatorio, a diferencia de en Estados Unidos, donde los fabricantes no solo no están obligados a indicar si sus productos han sido elaborados con variedades transgénicas, sino que tampoco está permitido indicar lo contrario. ¿Que es lo que pasa? Pues que como en todo y dependiendo de el país, hay mucha manga ancha y los controles no son tan estrictos como debieran, y lo que es incluso peor, hay veces que los transgénicos están ahí de forma involuntaria…por inconsciencia, por accidente o porque el polen vuela y fecunda campos biológicos y así la contaminación se va propagando…

      En cuanto a Greenpeace, pues hay que reconocer que su actuaciones son efectivas, están muy motivados, organizados y saben dar donde hace daño. No te digo más que fueron ellos los que gracias a la campaña “Alimento para Frankenstein” en el 98 (creo que fue en esa fecha) consiguieron parar de forma radical la entrada y producción de transgénicos en Europa…con el tiempo han surgido fisuras, Europa ha ido cediendo a las presiones y el lobby de los transgénicos ha conseguido victoria en países técnicamente débiles como España…

      Sabes, digamos que el problema de hacer demagogia, es que crea en la gente solo una conciencia superficial para crear una convicción profunda es preciso macerar una idea con más calma y dedicación…por eso con Greenpeace estoy de acuerdo en el fondo, pero no demasiado en la forma, aunque siempre les reconoceré que son unos luchadores implacables.

      Un saludo!

      • Fierabrás

        Mm interesante reflexión. Al ver algo de Monsanto me llamó la atención puesto que hace medio año estuve investigando un poco a raíz del tema de Haití.
        Supongo que te enterarías en su día, pero aquí te dejo un link
        http://www.servindi.org/actualidad/26153
        No sé hasta que punto las protestas de los agricultores eran justificadas o si sólo eran fruto de “ecologistas snobs…” A ver qué dice un biotecnólogo

      • exiliado.del.mitreo

        Bueno, razones tienen para quejarse desde luego, el caso es que aunque sea un regalo envenenado, yo el maíz me lo comería, pero plantarlo desde luego que no.

        Sin embargo, hay algo en el artículo que no es cierto (o al menos eso espero…) que es el que no se pueda usar parte de la cosecha nacida de esas semillas como simiente para la siguiente temporada. Se acusó a Monsanto de introducir un llamado gen terminator, que daría cosechas estériles…la empresa jura que no es cierto (aunque se sabe que lo barajeó muy seriamente). En este caso y sin que sirva de precedente, me inclino a creerles…¿Por qué? Pues sencillamente porque han encontrado una forma mejor de atar a los campesinos y es patentando sus semillas biotecnológicas (algo que hasta finales del siglo XX no se había planteado ni de coña, porque se supone que las variedades vegetales y las razas animales son patrimonio de la humanidad en su conjunto)…porque en realidad no se patenta la variedad en sí, sino los procesos biotecnológicas por los cuales se han obtenido…El caso es que en países donde no se puede patentar seres vivos (o no donde no va haber forma efectiva de que puedan cobrar sus royalties) obligan a los campesinos a firmar un contrato blindado de exclusividad, por el cual el campesino está obligado a comprar a Monsanto todos los complementos para sacar la cosecha adelante…huelga decir, que sin esos complementos las cosechas transgénicas son una mierda, porque estas variedades no mucho menos resistentes al clima y a las plagas que las variedades biológicas y más si estas son locales…en fin, como ves es un regalo muy interesado, como cuando por su cumple a tu padre le regalas un disco de tu grupo favorito…

        Y no, no conocía este caso en particular, pero sí que es cierto que he oído bastantes historias similares (en África principalmente, que es el continente que más sufre por el hambre y que más goza de la “generosidad” de Monsanto)

  • Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

    La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

  • Maje

    Ni Nestlé, ni Valor, ni Zahor…Quién me manda a mi leer la lista roja de Greenpeace????

  • WumpusVictoriae

    “¿A quién puñetas han pedido permiso los políticos, para permitir que se cultiven transgénicos en España?”

    Esa retórica, sin ánimo de ofender, me parece propia de la prensa amarilla.
    ¿A quién han pedido permiso los políticos para permitir el breakdance? ¿Y los coches de más de 400 caballos? ¿Y las resonancias magnéticas?

    A evitar aseveraciones tajantes y maniqueas de dudosa base.
    “Hoy se apuesta y cada día más, no ya por los productos biológicos, sino por el cultivo ecológico, que si bien puede resultar más caro, es desde luego más sano.”
    ¿Más sano para quién?
    ¿Personas?
    ¿Medio ambiente?
    ¿La cuenta corriente de José Bové?
    ¿Datos concretos?
    ¿Estudios médicos sobre la influencia sobre la salud del consumo de tomates eco-bio-especiales frente a tomates satánico-hitler-transgénicos?
    (Perdón por la dosis de sarcamo, veo demasiado Los Simpson.)

    Por desgracia me parece que es la retórica que suele verse cuando se ataca a los transgénicos.

    Junto a otros muchas…
    Si Monsanto fuera francesa otro gallo cantaría…
    ¿Adivináis qué gallo?
    ¡Cooorrecto! Este gallo

    Quiero ver una campaña contra los transgénicos que se parezca a algo medianamente serio.
    Con una lista: CONTRAS
    Con una lista: PROS
    Con estudios científicos serios, con fuentes, con los criterios de dichos estudios ampliamente explicados.
    Con aclaraciones importantes sobre si los CONTRAS son inherentes a los transgénicos per se o al uso que se hace de ellos.
    Con alternativas económicas serias y estudiadas en el mundo de las patentes y de la economía agraria.
    Que se cuide, no digo al 100%, pero un mínimo de no usar continuamente argumentos del tipo: “No puedes demostrar que Dios no existe, luego existe.”

    ¿Y en vez de eso qué tenemos?
    … unas pocas ideas serias ahogadas por la marea retórica de la política para masas… invisibles… olvidadas…

    Y es que me produce (producía más bien, ya estoy inmunizado)un cierto desasosiego vital.
    He vivido siempre rodeado en el entorno familiar de profesionales del mundo de la ingeniería agrónoma y de altos funcionarios de la economía agraria europea.
    He visto cómo los debates serios y técnicos que presenciaba cuando era pequeño desaparecían poco a poco y sus tertulianos mismos tiraban la toalla al ver cómo el tema se convertía en una impenetrable selva de ignorancia y demagogia que todo lo devora.

    No voy a entrar en disquisiciones técnicas sobre transgénicos.
    Por dos motivos: el primero porque estoy oxidado y no creo que tenga los conocimientos necesarios para abordar este tema tan complicado que tantísima gente con mil veces menos conocimientos que yo sobre el mismo aborda con una soltura alucinante.
    (Y no me refiero a nadie de aquí sino a la masa. Al común de los que opinan sobre el tema.)

    El segundo:
    Hace tiempo ya que me propuse no opinar sobre temas políticos. Y, por desgracia, los transgénicos hace tiempo que se convirtieron en un tema político…
    Y como es un tema político no manifestaré opinión alguna, sino sólo mi tristeza porque se haya convertido en un tema político.
    (¡Y expresada está!)

    Así pues, como diría quien yo me sé: menudo drama…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: