Tableaux Provençaux (III)

LA EXPOSICIÓN CONTINÚA POR AQUÍ–>

.

Arles:

Arles es una ciudad con mucho encanto; como esa buena chica que permanece sentada al lado del río, sin artificios ni maquillajes, esperando al pasante que la descubra y la valore por su propia esencia. Así, Arles creció y nació al borde del Rhône. En la antigüedad, los barcos de mar llegaban hasta aquí a descargar sus mercancías junto al puente de barcos, orgullo de la urbe, que se intercambiaban por producto que llegaban vía fluvial del interior de la Galia. Un puente de barcos puede parecer poca cosa, pero para la ingeniería de la época no solo era un gran logro, sino que era lo único que se podía hacer. Hay que recordar, que hasta hace bien poco, Arles era el sitio más cercano a la desembocadura por donde podía cruzarse el río.

Vistas hasta el río desde lo más alto de las arenas...

La ciudad es de fundación celto-ligur, pero ganó el estatus de colonia romana, como agradecimiento por parte del dictador Julio César, por su apoyo contra Marsella y contra la facción pompeyana en general. De echo allí asentó a los veteranos de una de sus legiones, dando lugar a un esplendoroso renacer.

Los romanos recreaban Roma allí donde fueran. ¿Por qué añoraban su patria? En absoluto (aunque seguro también); por el más puro pragmatismo. El imperialismo cultural es mucho más fuerte que el imperialismo militar; la pluma es más fuerte que la espada. Una vez implantes en la mente de la gente unos modelos, mediante el ocio, la risa, el lujo, serán reacios a prestar oídos a voces que llamen a la sedición.

De modo que en la Arelate enriquecida por el comercio, desde el principado de Augusto se empezaron a crear las infraestructuras urbanas que caracterizan a toda ciudad romana de cierto nivel.

No queda nada del circo colosal que se enseñoreaba de las afueras sur de la ciudad. Fue usado de cantera en los siglos posteriores a que los cristianos prohibieran las carreras de caballos.

Los demás monumentos tampoco es que hayan corrido mucha mejor suerte, aunque por lo menos han llegado hasta nuestros días…y actualmente algunos de ellos incluso han recuperado la función para la que fueron edificados.

El teatro era hermoso; de tres pisos, de los que hoy se conservan solo dos, así como el primer nivel de la cavea y siendo generosos, porque el graderío está parcialmente reconstruido. Suficiente; hoy en día, habiendo televisión ¿Para qué ir al teatro?…Ironizo, porque en realidad está muy bien que el edificio haya recuperado su antigua finalidad…pero es que las ruinas me suelen producir más tristeza que admiración…

Las ruinas del teatro...algunos detalles muestran que fue un hermoso edificio

El anfiteatro es magnífico, y en la actualidad además de conciertos, se le reservan espectáculos sangrientos como en la antigüedad: corridas de toros. Fue castillo al desaparecer el estado con las invasiones bárbaras y durante los siglos oscuros. Cuando perdió su función defensiva, como un tronco podrido donde brotan los champiñones, se cubrió de casas, de forma a convertirse en un barrio de la ciudad…con dos iglesias, no digo más…

Hice la foto de esta lámina porque no me podía creer que dentro del anfiteatro hubiese 600 viviendas, un mercado y dos Iglesias...

A finales del XVIIIº humanistas anticuarios y filántropos, instan a la expropiación de todas las propiedades que se habían construido sobre ambos monumentos y comienza la restauración (me pregunto si a la gente que expropiaron  les parecerán igual de filántropos…).

Este aspecto tiene el anfiteatro romano desde fuera...La verdad, sus dimensiones aún impresionan...

...Y estas son las arenas por dentro...

.Pero la ciudad no se queda en esto, y el simple hecho de pasear por sus calles; provincianas, pero con mucha solera; es un placer de por sí. Esas calles que desde las arenas descienden hasta la rivera del río; estrechas y cerradas al sol, con su aspecto que puede recordar a las ciudades italianas del norte como Génova. Es el típico sitio en el que, a no ser que se seas un acérrimo de las grandes ciudades, uno puede pasar sus días muy a gusto.

Las construcciones medievales se mezclan con los vestigios romanos. Termas, encomiendas templarias, iglesias. Así al final se acaba llegando a la plaza del foro (no lo busquéis porque el viejo foro ya no está) y a la plaza de la república, a la que da un hotel de ville (ayuntamiento) elegante y magnífico, como corresponde a una democracia antigua. En el centro de la plaza se alza el obelisco que antaño se enseñoreaba en la isla central del circo; a los lados dos iglesias, una de ellas la de Saint-Trophime, el primer templo, el episcopado, cuando en el siglo IVº los viejos dioses se fueron a dormir.

La plaza de la República, con el obelisco del circo al medio.

El edificio actual es románico provenzal con remiendos. Mirar el pórtico es como mirar todos los pórticos románicos, un placer. Son tan hermosos, que no me molesta demasiado que en ellos se me advierta de la llegada del Juicio Final y se me amenace mostrándome las penas del Infierno (al que iría de cabeza, si existiera).

El pórtico de Saint-Trophime, tan temible y hermoso...

Si luego además entras al monasterio anexo y paseas por el claustro te entran ganas de hacerte monje, para poder contemplar tanta maravilla cincelada en los capiteles, mientras das vueltas y vueltas como un planetario, como la Tierra alrededor del Sol.

El tiempo y la Revolución se llevaron sus mejores años...pero aún te llena de paz.


Por: El Exiliado del Mitreo


Licencia de Creative Commons
Tableaux Provençaux (III) by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://mitraista.wordpress.com/about/contact/.

Acerca de Exiliado del Mitreo

Hago muchas cosas, pero principalmente me gusta pensar que soy un tipo que a veces escribe... Ver todas las entradas de Exiliado del Mitreo

One response to “Tableaux Provençaux (III)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: