Las 3 Cartas

Dicen, que cuando el camarada Brézhnev, tras la destitución del camarada Jrushchov, tomó posesión de su cargo como  Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética, al llegar el buen hombre (que abanicaba a la humanidad con sus cejas) a su despacho en el Kremlin, encontró sobre la que iba a ser su mesa de escritorio, tres sobres numerados y lacrados junto a una nota, en la que decía: “Abre el primer sobre cuando sobrevenga una crisis”.

El camarada Brézhnev, aunque muy intrigado (imagináoslo frunciendo las cejas, debió de producirse un eclipse ese día), guardó los tres sobres en un cajón y con el tiempo, hasta se olvidó de ellos.

Pero llegó la primera crisis y como la necesidad, según dicen, nos obliga a agudizar el ingenio, se acordó de súbito del juego de sobres que le había legado su predecesor. Revolvió en los cajones, hasta dar con ellos. Rompió el lacre del sobre marcado con el número uno y extrajo la nota que había en su interior. En la cuartilla había solo estas palabras: “Échame a mí la culpa de todo. En caso de producirse otra crisis, abre el segundo sobre.” Y eso fue lo que hizo, compareció muy serio diciendo que los problemas a los que se enfrentaba la URSS se debían a la pésima gestión del camarada Jrushchov. Sacó a gente de las cárceles, metió a otra en su lugar, derogó un par de leyes y de esta forma las aguas parecieron volver a su cauce.

Transcurrió un tiempo y una nueva crisis volvió a amenazar su gobierno, de modo que se vio forzado a recurrir al segundo sobre.  En su interior, otra nota tan escueta como la anterior, que suscribía: “Culpa de todo al extranjero. En caso de producirse una nueva crisis, abre el tercer sobre.” De modo que el camarada primer secretario, desveló que la crisis se debía a un complot de las potencias capitalistas, que odiaban la armoniosa prosperidad de la patria de obreros y campesinos y ambicionaban su desaparición. Y la crisis, nuevamente, pasó de largo.

Pasaron unos años, llego una tercera crisis, y el camarada Brézhnev, viendo que su puesto volvía a peligrar, recurrió al tercer sobre en busca de una fácil solución. En la tercera nota había escritas estas simples palabras: “Escribe tres cartas para tu sucesor”…

En blanco y negro y con esta carita de pena se quedó Nikita Jrushchov cuando se enteró que le habían dado la patada.

Y aquí el camarada Leonidas Brézhnev, perfectamente equipado para el frío clima ruso, con gorro y cejas de astrakhan

.

.

.

.

.

.

.

.

….

.

Lo más probable es que la historia sea apócrifa, es más, estoy casi seguro de ello. Tiene toda la pinta de no ser más (ni menos) que un chascarrillo, de esos que circulaban en esa Europa del este escondida tras un pesado telón de acero. Un análisis a la par jocoso y macabro, de ese triste día a día en el que tenían que sobrevivir millones de personas, a las que ya no engañaba el rojo de las banderas, que sabían no ocultaba sino el gris de plomo de la burocracia estatal y de los mecanismos de represión, en manos de viejos y caducos dirigentes.

El levantarte por la mañana y que no haya café digno de ese nombre (mientras que en Brasil por esa época se estaba usando para alimentar locomotoras, tal era el excedente), y de que tampoco tengas leche para mojar las magdalenas o las galletas, porque tras esperar en cola durante dos horas, cartilla de racionamiento en mano, a la puerta de la tienda de avituallamiento para recibir tu ración, el funcionario al cargo te dice con indiferencia que se ha terminado, son desde luego razones para darse al humor negro. Estas pequeñas cosas, estas jodiendas del día a día, son las que liquidan el amor y la confianza de la gran masa del pueblo en su gobierno y hasta al mejor de los oradores le resultaría muy difícil recuperarla.

Aunque aparentemente el contexto sociopolítico del bloque comunista sea bien distinto del de las viejas democracias de hoy (lo que en épocas de la guerra fría se llamaba pomposamente el mundo libre), la principal razón que me ha llevado a escribir este texto, es que a mi entender, y é aquí lo triste, esta historieta va resultando cada vez más sincrónica con un mundo donde, en términos generales, la clase política gobierna cada vez más y más distanciada de los problemas y preocupaciones de sus gobernados. Un mundo, donde en los últimos tiempos, estamos viendo un lento retroceso, de los valores democráticos. Un mundo en definitiva donde los jóvenes que como yo, nos hemos criado siempre en democracia, están perdiendo totalmente el interés y la ilusión por la política y en definitiva la esperanza de que el mundo pueda cambiar, que pueda ser un lugar mejor del que es.

¿Hacia donde derivará está situación de lenta decadencia de la democracia occidental?

Anteayer leía en el periódico una entrevista al filósofo Slavo Zizek (al que hasta entonces, no tenía el gusto de conocer, la verdad), donde en un momento dado, comenta que llegará un capitalismo con valores asiáticos y autoritarios, que algo nuevo está surgiendo en Oriente, donde por ejemplo en China el capitalismo es muy activo y funciona sin democracia. El autoritarismo y el control van en aumento, y en Europa eso ocurre en Italia.

Espero sinceramente que esté equivocado, y que aún haya espacio para una renovación democrática.

.

Por: El Exiliado del Mitreo

Creative Commons License
Las 3 Cartas by José M. Montes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://mitraista.wordpress.com/about/contact/.

Acerca de Exiliado del Mitreo

Hago muchas cosas, pero principalmente me gusta pensar que soy un tipo que a veces escribe... Ver todas las entradas de Exiliado del Mitreo

9 responses to “Las 3 Cartas

  • Tompson

    Pues yo hoy, tal y como veo las cosas, creo que que Zizek va bastante bien encaminado. Si a día de hoy en España, con la crisis que nos azota y con la Selección perdiendo en el mundial, la gente no se ha echado a las calles es porque ya no le interesa. Las masas viven relativamente cómodas, mientras no se supere un umbral de gente malviviendo no habrá ningún tipo de movimiento. La libertad ya no se entiende cómo antes, ahora uno es libre si puede elegir entre comprar tal o cual libro, tal o cual cámara de fotos o tal o cual periódico. Nadie se preocupa de si vive explotado, porque las 3 horas al día que está fuera del trabajo puede permitirse unas cervezas o una raya de coca.

    Quizá soy pesimista, pero de la gente “de izquierdas” que conozco, la mayor parte son de los que se contentan con ver los cojones sucios al soldado.

  • exiliado.del.mitreo

    Jeje, sí, en esencia coincido contigo Tom, aunque me resisto a perder la esperanza.
    ¿Esperanza vana como la que quedó en la caja de Pandora cuando se esparcieron todo los males por el mundo? Espero que no, aunque quien sabe.
    Por cierto para entender lo de los cojones sucios del soldado, echadle una leída al artículo que os he linkeado en al final del texto.

    Efectivamente mucha gente “de izquierdas” se conforma solo con eso, con reunirse por ejemplo una tarde, entorno a unas cervezas con unos amiguetes para comentar entre risotadas la jugada del duomo de Milán estampándose contra la cara de Berlusconi. Y a lo sumo, haciendo un exceso, romper la luna de un banco, se creen que así están haciendo la revolución.
    Será porque tengo un concepto kármico de la vida, pero me da la sensación de que en realidad lo único que van a conseguir es que el banco repercuta la reparación en la pobre gente que tiene el dinero allí ingresado y lo que es peor, va a espantar al ciudadano medio, al que desea vivir en paz y aunque siente que algo va mal en el mundo, lo que no quiere son jaleos que puedan hacerle perder lo poco (o lo mucho) que le hace la vida agradable.

    Mi opinión es que ellos poseen los medios de control y de represión de modo que por la fuerza tenemos siempre las de perder, pero nosotros debemos valernos del numero, hacernos con la educación y oponernos a la banalización y mercantilización del mundo viviendo al margen de sus reglas.
    Como me decía mi madre de pequeño: “El mayor desprecio, es no hacer aprecio”. Mi amigos ultraconsumistas siempre se quedan todo rotos cuando me enseñan un cacharro de estos de ultima generación e imperturbable les digo: “Pues sí, un telefono, sirve para llamar. ¿Y que le pasaba al que tenías antes?”

  • bichitis

    ¿Jrushchov es Kruschev? Le tengo en una foto mucho más joven y guapo, y le pintan como una persona tan inteligente, ambiciosa y discreta que no me extrañaría nada que todo le hubiese salido bien. ¿Sabes por qué creo que es el mismo? ¡Por sus orejas! Así que: ¿al final qué le pasó?

    Me leeré esa entrevista otro día y te comento algo, al hilo de todo ésto (ahora no me apetece ser seria). ¡Pero tranquilos! De momento la especie humana sobrevivirá.

    -,·,·’ -,·,·’ -,·,·’ -,·,·’ -,·,·’ -,·,·’ -,·,·’ -,·,·’

    • exiliado.del.mitreo

      Claro Bichitis, claro que sobrevivirá, la especie humana sobrevive hasta en las peores situaciones, somos el mayor éxito evolutivo de este mundo…El tema es cuál va a ser el modelo de civilización bajo el que va a vivir…

      Sí, Jrushchov es Kruschev y hay muchas otras versiones de su apellido, porque ten en cuenta que los rusos escriben en cirílico, y la transcripción al alfabeto latino no es unívoca. Así que a la hora de revisar la ortografía de la palabra, entre todas las formas que encontré, elegí la que me gustó más. Creo que porque me parecía la más ukraniana, que es de donde él era.
      Pues las cosas no le fueron del todo mal, ya ves que llego a ostentar un cargo equivalente a “presidente” de la URSS. Por lo demás, hay montones de cosas que te podría contar sobre él… Al final no le pasó nada demasiado malo, murió de viejo, solo le echaron del cargo.

      P.D.: Jeje, más joven tal vez, más guapo…ummm, no sé, de donde no hay no se puede sacar, jeje.

  • bichitis

    =) ¡Está guay eso que cuentas del alfabeto! Los dos nombres son muy bonitos, en realidad. ¡Y tengo muchas ganas de saber cosas de él! Te enseñaré la foto. Se parece el típico actor que competiría por los papeles de Tim Robbins, o algo así.

    Sobre los modelos de civilización, o lo que sea, yo soy mucho más optimista.

    Bueno, quí va una nota para Tomás: Ayer vi Battle Royal, esa peli donde la sociedad se ha vuelto violenta y, como han llegado a un 15% de paro, explican, pues meten a los alumnos de una clase en una isla para que se maten. No tiene mucho sentido, pero a un amigo le sorprendió la cifra.

    Yo creo que en el fondo todos los gobiernos quieren que nos vayan mejor las cosas, aunque tengan distintas ideas de cómo se logra eso. Así que empujando un poquito de un lado y un poquito del otro, en teoría deberíamos avanzar. Ahora, si las cosas vienen muy torcidas, pues no, no se avanza, tires de donde tires, ni tampoco tirando solamente de un lado, porque entonces das vueltas, pero todo ésto lo deben saber también ellos.

    También creo que mucha gente sólo tiene un interés mínimo en cómo y por qué vienen dadas las cosas, y prefieren vivir en el día a día, y me parece bien, me alegro por ellos. Para los demás… ¡creo en internet! Hubo una iniciativa frustrada muy interesante, que mediante una wiki quería hacer esquemas de los programas electorales de los partidos políticos para poder hacer un seguimiento de cumplimiento como el que se haría en la asignatura de proyectos. También creo que si se fusionaran la política y las redes sociales no harían falta ni elecciones, porque todos podríamos dar nuestro apoyo a las distintas iniciativas, vinieran de la persona que vinieran, sin necesidad de un partido ni nada. Vamos, esto es muy simple, habría que complicarlo hasta que nadie viese un error, pero internet es algo muy útil. Y lo único que me da pena es el dinero, porque es lo que impide hacer cosas y no se me ocurren alternativas a él. Bue, que lo que quería decir es que soy más optimista. Chao!

    • exiliado.del.mitreo

      Sinceramente no creo que la mayor parte de los gobiernos quieran que las cosas mejoren o por lo menos no están dispuestos a asumir la responsabilidad que implica el realizar los cambios necesarios para ello. Los gobiernos quieren que las cosas sigan como están y si mejoran por suerte, azar o porque es la deriva lógica de la sociedad, pues mejor. Ellos únicamente aspiran a ser reelegidos y poder perpetuarse en el cargo, que para eso es su oficio.
      Los gobernantes suelen ir siempre a remolque de los gobernados, que es la forma de sacar un mejor rendimiento arriesgando casi nada. Muy pocas veces en la historia ha habido un emperador Meiji, que haya tenido la fuerza y la decisión de darle la vuelta a su país y encararlo en la dirección correcta (bueno, eso de correcta es muy matizable, digamos que en una dirección distinta).

      Yo soy muy optimista Bichitis, pero soy consciente de la dificultades y veo nubarrones negros en el horizonte, que espero pasen sin descargar.
      Soy muy optimista y sigo pese a todo creyendo en la democracia y en la humanidad en general ¿Y sabes por qué? Pues porque en este mundo, pese a todo lo malo, me he topado con gente muy decente y muy legal y veo en ellos la fuerza para cambiar lo que está mal.

  • sinBalas

    Lo que tu describes sea verdad o mentira, son raciocinios que podríamos decir jocosamente hablando serios. Pero creo que la historia siempre entrega verdad y como bien tu lo dices entre la verdad y la mentira se encuentra el fracaso.
    Sin lugar a dudas las políticas internas e internacionales tiene que cambiar , te pongo un ejemplo la Globalización nos está matando y no hay nadie que la pare, te pongo otro ejemplo. Ningún gobierno hoy en día sea de derecha o de izquierda se ha preocupado por el Medio Ambiente políticas van políticas vienen resultados ninguno. Pasó lo que paso con la revolución Industrial pero no se tomaron los acuerdos que en esos entonces debieran haberse tomado, hoy en día las políticas democráticas no van por buen camino, están dando resultados nefastos, Chile sigue con crisis pero la tapamos con alfombra porque la verdad siempre ha sido controlada por eso no es bueno que las políticas se manejan cargadas aún solo lado, me gusta que insertes artículos que sean marcadores de verdad, saludos

    • exiliado.del.mitreo

      Querido amigo, has dado justamente en el clavo, señalando dos de los puntos en los que estaba pensando cuando escribí la parte final del artículo.
      Efectivamente, la globalización es un factor desestabilizante bastante fuerte. No es que yo sea una persona muy estatalista, pero el caso es que los estados han perdido gran parte de su capacidad de control (sobre su propia economía, sobre su seguridad alimenticia…etc), en detrimento de las grandes corporaciones multinacionales que se han convertido virtualmente en estados.
      Otro asunto muy importante (y cada vez más, porque estamos empezando a sentir las consecuencias de nuestra irresponsabilidad pasada) es el Medio Ambiente, algo que parece que siempre está al margen de la concepción política tradicional.

      Es por eso que veo fundamental una reforma de la democracia, y de las mentalidades en general para dar salida a estos y otros asuntos.

  • Azote del Mal

    Pues para mí, la globalización es uno de esos factores que más que restar, acabará sumando. Y no hablo de que Danone y MacDonalds estén en todas las neveras, ¿O sí?

    El poder hablar con un Chino de lo bueno que está un GrasaBurguer y que él te diga que se va a tomar uno, es algo no sólo maravilloso, sino mágico. Porque demuestra que sea alto, bajo, hombre, mujer, bigotudo o bigotuda a todos nos gusta lo mismo.

    ¿Que mañana habrá un Gran Hermano? Pues ya habrá otra revolución francesa. Los cambios salen de dentro, y quizás si ese dentro no es de un estado sino del propio planeta, pueda ser definitivo.

    Evidentemente, la política está obsoleta y no es tanto porque lo hagan mejor o peor, sino porque en resumidas cuentas todos ofrecen lo mismo, y como decís, es culpa de que no se atreven a dar un paso adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: