Vervum Nigrum

Como ya anuncié en el último post, “El Historiador“, en el que publicaba un nuevo poema que venía a unirse a la saga de poemas sobre indigentes, iba a recuperar mi primer poema, porque “Vervum Nigrum” no solo debutó la saga, sino que que fueron los primeros versos que escribí para mí mismo, fuera del ámbito académico.

No me enrollo más, os dejo solitos con el poema…aquí empezó todo, espero que os guste😉


(De un mendigo que a veces me cruzo camino de la escuela)

Con tu voz ronca de apocalíptico
Profeta, tu rencor al mundo ladras,
Negras tus barbas como tus palabras.
Di porqué, brutal estilita loco,

Ruges desde el banco donde has dormido:
“¡Me cago en mi sol, me cago en mi suerte!”
Bebe el vino amargo como la muerte,
Amarga el vino como lo vivido.

Sacia con él la sed de tu garganta
Destructiva. Ni mires, a ese necio
Ciudadano que tu cólera espanta.

Solamente busca huir de este modo,
Pues para él, eres un sutil anuncio:
“No olvides que no somos más que lodo”

Por: El Exiliado del Mitreo

.

Publicado, gracias a la bondad de mis compañeros, en la revista AWA en mayo de 2008.

Acerca de Exiliado del Mitreo

Hago muchas cosas, pero principalmente me gusta pensar que soy un tipo que a veces escribe... Ver todas las entradas de Exiliado del Mitreo

2 responses to “Vervum Nigrum

  • Tompson

    Buenos sonetos, compadre.

    Sigue con la serie que promete dar buenos frutos… Me están entrando ganas de conocer a estos tipos.

  • exiliado.del.mitreo

    Unos tipos fascinantes sin duda. Y gracias por el cumplido🙂

    El tipo del que es objeto el poema “La pipa”, me había llamado la atención desde que empecé a estudiar en industriales y me daba paseos desde la escuela hasta Callao. Porque como digo en la dedicatoria, siempre estaba en el mismo banco, después de primera interrupción del bulevar del Paseo de Recoletos, paso el puente de Rubén Darío, donde está la famosa Sirena Varada de Chillida.
    Fumando en pipa, con todas sus pertenencia en una carretilla, sin decir ni hacer nada, simplemente meditando sin prestar ninguna atención al mundo que le rodea…

    Pero fue este hombre, Vervum Nigrum, un típico profeta de la apocalipsis, el que me obligó a coger el boli y a ponerme manos a la obra. Aún le veo rondando en la proximidad de la escuela de vez en cuando, de seis meses en seis meses…aunque ya no maldice…ahora solo mira mal…

    Siempre, desde pequeñito los he mirado con curiosidad (¿y temor?), siempre me he preguntado quienes eran y porque estaban así. Y aunque sea una idealización, sin duda, me han parecido siempre paradigmas de libertad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: